El Colegio de Podólogos pide la dimisión del rector de la ULE por «sus mentiras en relación a los centros que acogerán alumnos en prácticas»

Campus de Ponferrada, donde se desarrolla el grado de podología./
Campus de Ponferrada, donde se desarrolla el grado de podología.

Esta entidad denuncia que «la universidad sigue sin dar a conocer públicamente las 13 clínicas podológicas con las que «presuntamente» ha firmado convenios ya que siguen sin aparecen en el portal de transparencia»

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El Colegio de Podólogos de Castilla y León pide la dimisión del rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín, por «sus mentiras» en relación a los centros que acogerán alumnos en prácticas del nuevo Grado de Podología de Ponferrada. El Colegio de Castilla y León cree que el rector de la Universidad miente y que «una persona que miente no puede ocupar un cargo público».

Al menos 14 profesionales de la Podología, incluidos los de centros que la Universidad de León aseguraba que iban a aceptar alumnos en prácticas de Podología de Ponferrada han escrito al Colegio de Podólogos de Castilla y León negando que vayan a hacerlo. Son centros que aparecían mencionados en el documento de la propuesta de título de Podología para Ponferrada, al que el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos presentó 7 alegaciones hace un año sin que aún haya recibido respuesta.

Este es el único documento público en el que se citaban centros concretos, aseguran de este entidad, ya que los «presuntos» 13 convenios que el rector asegura que ha firmado con otras tantas clínicas «siguen siendo un secreto» ya que no aparecen en el portal de transparencia.

Escritos recibidos

Frases que aparecen en los escritos recibidos por el Colegio de Podólogos(por Protección de Datos, se omiten referencias a los podólogos y a los centros sanitarios y asistenciales que han escrito al Colegio):

«No he recibido comunicado alguno de convenio con la universidad y en el caso de que lo hubiera deciros que yo no continuaría en dichos centros».

«Como posible centro colaborador de las prácticas del grado de podología que se va a implantar en Ponferrada, pongo de manifiesto como único profesional que desarrolla la podología en dicha clínica que nadie del centro me ha manifestado la intención de impartir prácticas en dicho centro».

«Simplemente avisar y advertir de que no tenemos ninguna constancia ni acuerdo de colaboración con la universidad de Ponferrada para impartir prácticas de Podología»

«Remito el siguiente escrito, para que quede constancia que no existe ningún tipo de relación contractual entre la consulta de podología de clínica (…) y la Universidad de León».

«No tengo ningún conocimiento ni pretensión de la realización de prácticas en mi consulta.Estoy en total desacuerdo de la implantación del grado de podología en Ponferrada».

«No ve viable la realización de dichas prácticas por todo lo que conlleva y por las pocas horas que hay de trabajo en dicha residencia».

«Les mandé un mail a los de Ponferrada y sólo me ha contestado una colegiada diciendo que no sabía nada».

La Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León recordó a la Universidad de León su compromiso de que «las prácticas clínicas en los centros con los que se han firmado convenios se realizarán exclusivamente en el servicio de podología y estarán supervisadas por podólogos«. El Colegio de Podólogos se pregunta por qué no se publican los conciertos con las clínicas: «Pese a que el rector afirma que garantiza la calidad, los estudiantes desconocen, en pleno proceso de matriculación, los centros en los que harían las prácticas, su oferta asistencial, que debe permitir poner en práctica todo lo aprendido, y qué podólogos están al frente».

En opinión del Colegio, «la Universidad de León ha articulado un subterfugio que es un fraude a los propios estudiantes, mediante la supuesta contratación de centros externos para la realización de unas prácticas, para las que no están habilitados».