La ULE cierra con éxito el Congreso Internacional sobre Educación Crítica

La ULE cierra con éxito el Congreso Internacional sobre Educación Crítica

Se presentaron más de cien experiencias y propuestas, y se expresó el apoyo a la lucha de los estudiantes por la justicia climática y social

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La Universidad de León acogió los días 27 y 28 de septiembre el congreso Internacional 'Educación Crítica: hacia una práctica inclusiva y comprometida socialmente', en el que se presentaron más de cien experiencias y propuestas innovadoras en educación crítica, agrupadas en mesas de debate sobre Pedagogías Críticas, Educación Intercultural y para la Paz, Transformación Social y Artes escénicas o Atención a la Diversidad, entre otras.

El debate central del congreso se ocupó de la Educación crítica en España y las propuestas que plantea, y contó con la participación de Maria Angeles Llorente, Profesora de matemáticas del IES Hoya de Buñol y Rosa Cañadell del Seminario Ítaca de Educación Crítica (SIEC).

A su término intervino Yayo Herrero, antropóloga, ingeniera y educadora social, que abordó la Educación crítica desde una perspectiva ecofeminista, y afirmó que es necesario «pensar en qué es lo necesario para sostener la vida humana y darse cuenta de que los seres humanos somos ecodependientes, porque dependemos de la naturaleza, e interdependientes, porque nuestra vida en solitario es imposible. Lo que sucede es que vivimos en un marco cultural, económico y político que da la espalda a todas estas necesidades. El modelo capitalista destruye la naturaleza y crece explotando e invisibilizando el trabajo de cuidados que, mayoritariamente, realizan las mujeres para cuidar cotidianamente de la vida. Y el ecofeminismo se centra en la denuncia de un modelo ecocida, patriarcal, colonial y capitalista injusto, y propone alternativas para salir de él, muchas de las cuales pasan por la educación crítica».

«No hay planeta 'B'»

En el Congreso se ha puesto de manifiesto la actualidad del lema 'No hay plan B', porque no hay un planeta B, y se ha recordado que cientos de estudiantes en España llevan desde febrero manifestándose cada viernes como parte del movimiento Viernes por el Futuro, impulsado en agosto del año pasado por Greta Thunberg, para que se tomen las medidas concretas necesarias para reducir rápidamente a cero neto las emisiones de gases de efecto invernadero, en línea con lo establecido por la ciencia y bajo criterios de justicia climática.

La Conferencia final estuvo a cargo del profesor de la Universidad de Málaga, Miguel López Melero, que apuntó que es defensor de la escuela pública, «como espacio cultural que se responsabiliza en la construcción de un modelo educativo para la convivencia democrática y, por tanto, para lograr la equidad educativa respetando las peculiaridades de cada niña y de cada niño. Más aún, la escuela pública hoy, al hacer suya la cultura de la diversidad, lo único que hace es poner en práctica los Derechos Humanos (1948) y la Declaración de los Derechos de la Infancia (1989)».

López Melero explicó que «en una sociedad democrática el único modelo educativo válido es aquel que no discrimina a nadie ni por la etnia, género, religión, procedencia, tendencia sexual, hándicap, etc».

Desde la organización, y a modo de conclusión, se señala que «ha sido un Congreso para vivirlo. Un Congreso que ha representado un punto de inflexión, para repensar el modelo neoliberal educativo que está asaltando la escuela pública, frente al que se alza la lucha de la comunidad educativa y los movimientos sociales defendiendo una educación para el bien común, inclusiva y comprometida socialmente con la justicia y un mundo ecológicamente sostenible y habitable para heredar a las futuras generaciones».