¿Caerá Valle Inclán?

1.850 alumnos de León y Ponferrada se enfrentan durante tres días a la EBAU, la prueba de acceso a la universidad, en una mañana de nervios, frío, repasos de última hora y esperanzas de futuro

Dos alumnos, momentos antes de la EBAU. / Noelia Brandón
N. BARRIO León

Los apuntes en una mano, el DNI en la otra y la mochila colgando de un solo hombro. ¿Caerá Valle Inclán?, pregunta un estudiante, con una mezcla de nervios y sueño que huele a café. El grupo de amigos le tranquiliza. Evitan mirar los esquemas. No queda mucho tiempo. Mejor reírse del último vídeo de YouTube.

Llega una amiga. Abrazos nerviosos. «Vamos a morir», saludan un par de amigas a la cámara. En riguroso orden alfabético se van sentando. La suerte está echada. La mañana era fría pero tocaba dar el do de pecho.

1.850 estudiantes leoneses (1.371 en León y 479 en Ponferrada) se enfrentan del martes al jueves a la EBAU, el examen clave que da acceso a la universidad. Olor a café, nervios, apuntes y el dni a mano para sentarse ante el examen y escribir todo lo estudiado en los últimos días.

La nota definitiva para el acceso a estudios universitarios se formar con el 0'4 de la nota EBAU sumada al 0'6 de la nota media del expediente académico del alumno en Bachillerato, siempre que el resultado sea al menos de 5.

Los nervios iniciales fueron abandonando a los alumnos en cuanto tomaron el boli y el papel, en una cita en la que dejan atrás el instituto para ir poco a poco acercándose al mundo adulto.

Tocará esperar después hasta el 14 de junio para conocer si las expectativas se han cumplido o toca volver a probar suerte en septiembre.