75 alumnos de Primaria asisten en Biológicas a la semana de acción por la educación

75 alumnos de Primaria asisten en Biológicas a la semana de acción por la educación

Antonio Laborda, Decano de la Facultad, ha dado lectura al manifiesto 'Defendemos la educación, sostenemos el mundo' en un acto organizado con la Fundación Entreculturas

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Antonio Laborda, Decano de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales, ha recibido esta mañana en el Aula Magna de la facultad, a un grupo de 75 alumnos de 3ª de Primaria del Colegio Jesuitas que han participado en la denominada Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME). Una campaña mundial que viene realizándose desde 2001 en los 124 países implicados que «trabajamos por garantizar el derecho a la educación, nos movilizamos para llamar la atención de la comunidad educativa, de los medios de comunicación, de la sociedad en general y especialmente, de los representantes políticos sobre la necesidad de hacer real y efectivo el derecho a una educación de calidad para todos y todas en el mundo», explican desde la Fundación Entreculturas, entidad encargada de la organización de este evento.

En la edición de este año Entreculturas ha contado con la colaboración de la Universidad de León para llevar a cabo una serie de actividades en la Facultad de Biológicas, donde han sido presentada la campaña, y tras la lectura del microcuento 'el balón de mil colores', el Decano y tres alumnos han dado lectura al manifiesto 'Defendemos la educación, sostenemos el mundo'.

En el documento se recoge cómo el cambio climático «es una emergencia global cuyas graves consecuencias afectan especialmente a los países y personas más empobrecidas y el derecho a la educación también se ve afectado por sus efectos que se traducen en interrupción del calendario escolar, destrucción de instalaciones educativas y riesgo para la seguridad de las comunidades». Ante este escenario, el manifiesto reivindica que la sostenibilidad medioambiental y social han de estar unidas ya que los efectos del cambio climático podrían llevar a la pobreza a 122 millones de personas. «Detener esta espiral de destrucción depende en gran medida de nosotros y nosotras, y del cambio individual y colectivo de nuestros comportamientos, estilos de vida y patrones de consumo. La educación es imprescindible para lograrlo porque la educación puede contribuir a que las personas sean capaces de comprender los problemas medioambientales, y es la mejor herramienta para formar a una ciudadanía consciente de las causas y consecuencias del cambio climático y otros problemas medioambientales, además de dotarla de los conocimientos, competencias y actitudes necesarias para buscar soluciones».