La Universidad de León muestra su satisfacción por la acreditación europea de la Facultad de Veterinaria

Un instante de la rueda de prensa ofrecida este miércoles./
Un instante de la rueda de prensa ofrecida este miércoles.

El centro concentra el 40 por ciento de los proyectos continentales de la institución académica y un 18 por ciento de los contratos de investigación

LEONOTICIAS

El rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín, expresó este jueves su satisfacción por el resultado positivo del informe que ayer emitió el Comité Evaluador de la Asociación Europea de Facultades de Veterinaria (Eaeve), para la homologación europea del centro. García Marín explicó que la homologación es «un sello de calidad que lleva a la Facultad de Veterinaria de la ULE al lugar en dónde están las mejores de Europa». Según dijo, la consecución ha sido fruto de un «un largo camino en el que hemos tenido que solucionar los problemas detectados en la inspección del 2014».

A este respecto apuntó que «de las tres objeciones mayores que había y de las doce menores, todas se han solucionado perfectamente, en lo que ha sido un diez sobre diez». García Marín ha aprovechado la ocasión para dar a conocer que el pasado viernes se conoció también la acreditación española concedida a la facultad por la ACSUCYL (Agencia de Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León), lo que refuerza la satisfacción por el esfuerzo que se ha realizado.

José Antonio Rodríguez-Altónaga Martínez, director del Hospital Veterinario, comentó que el principal objetivo de la instalación consiste en «impartir la docencia práctica que se imparte a los estudiantes, que es algo fundamental», y ha relatado que existía la necesidad de «aumentar la casuística en todas las especies, aumentar los casos de urgencias, y hacer que los estudiantes trabajaran más con ello, y esto se ha conseguido, y además con creces gracias al esfuerzo de un equipo amplio».

Rodríguez Altónaga expresó su agradecimiento al rector, a la gerente, al equipo decanal «que se ha dejado la piel para conseguir este objetivo», al profesorado, a todos los veterinarios, personal de administración y servicios, personal de limpieza, y a los estudiantes, «que son por los que yo he trabajado y para los que creo que este logro es más importante»

En su turno de palabra el decano, José Gabriel Fernández Álvarez, se mostró «enormemente feliz y orgulloso porque se haya conseguido este reconocimiento», que ha calificado como un hecho histórico, ya que «han pasado muchos años desde que perseguimos este objetivo, que nos ha costado mucho trabajo». José Gabriel Fernández Álvarez ha insistido en que «León, la ciudad y la facultad lo necesitaban y lo merecían».

El decano agradeció también el esfuerzo llevado a cabo por todos y recordó emocionado la ilusión expresada por los propios alumnos que llenaron ayer el Paraninfo para conocer el resultado final de la evaluación del comité europeo, que sirvió como demostración de la implicación de toda la facultad. «El trabajo del director y de todo su equipo del hospital veterinario- concluyó- ha sido impresionante y muy duro», dijo.

Buque insignia

El rector subrayó que la facultad de veterinaria es el 'buque insignia' de la ULE y dijo que concentra en torno al 40 por ciento de los proyectos europeos de la institución académica, y un 18 por ciento de los contratos de investigación, lo que da buena muestra de su gran importancia.

Tras insistir en el agradecimiento a toda la comunidad universitaria, García Marín manifestó su intención de seguir potenciando la facultad y toda la universidad, y ha hecho un llamamiento a no bajar la guardia porque «cuando no se progresa, se va para atrás», al tiempo que apuntó que dentro de siete años habrá que superar una nueva reevaluación, para la que aseguró que hay que iniciar el trabajo desde este mismo momento.

En cuanto a la evaluación que van a afrontar este curso el resto de facultades públicas españolas de veterinaria, el rector deseó suerte a todas ellas, pero advirtió que quizá se pueda producir alguna sorpresa negativa, ya que el nivel de exigencia de la Comisión Europea ha sido muy elevado.