Leonoticias

Prisiones solo cubrirá un 12% de las plazas necesarias en España, según sindicatos penitenciarios

vídeo

El consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, es presentado en el Congreso Penitenciario. / Noelia Brandón

  • En el caso de la cárcel de Mansilla de las Mulas, siguen sin cubrirse un total de 86 bajas por jubilaciones desde 2012

La aplicación de las penas y medidas alternativas a la prisión en España es el tema central de la tercera edición del Congreso Nacional Penitenciario Legionense que ha comenzado este lunes en la Facultad de Derecho de León.

Unas jornadas, cada vez con más arraigo y muy especializadas, donde se analiza al detalle todo aquello relacionado con el sistema penitenciario, las instituciones, así como las penas y sus fines, entre otros muchos temas.

Juan Francisco García Marín, Rector de la ULe, ha presidido el acto inaugural, previsto en el que han participado Juan José Fernández Domínguez, Decano de la Facultad de Derecho, José Manuel Cendón, Director del Centro Penitenciario Villahierro de Mansilla de las Mulas, Valentín Llamas, de la Fundación Sociedad y Justicia, y Miguel Díaz y García Conlledo, catedrático de Derecho Penal de la ULe.

La primera de las conferencias, impartida por la catedrática de Derecho Penal de la Universidad de Castilla-La Mancha, Rosario de Vicente Martínez, ha analizado el ‘Sistema de acumulación jurídica de condenas tras la reforma penal de 2015’.

A continuación, a las 18:30 horas, el consejero de Fomento y magistrado, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha hablado sobre las restricciones a la libertad personal y sistema penal.

Suárez-Quiñones ha querido valorar, ante todo el sistema penal y penitenciario español, «que tiene fama internacional, porque tenemos una Ley Orgánica General Penitenciaria de hace muchos años, que ha sido copiada por numerosos países tanto en Europa como en Iberoamérica y que tiene un rodaje tan extraordinario que gracias a la maravillosa labor de todo el personal que trabaja en instituciones penitenciarias», afirma.

Falta de personal y agresiones

Dentro del profundo análisis que este congreso busca realizar, la detección de posibles fallos existentes en el sistema español es una labor prioritaria a fin de buscar soluciones efectivas.

Dentro de los problemas más acuciantes dentro de las instituciones penitenciarias se encuentran las agresiones a funcionarios, la mala derivación y atención de pacientes psiquiátricos y, especialmente, la falta de personal.

El secretario general del sindicato ACAIP, Valentín Llamas Ayerza, denuncia que «hay centros como el de León desde el 2012 hasta esta fecha se han jubilado 86 trabajadores y están las plazas sin cubrir». Según Llamas, la razón de esta carencia es que «la oferta de empleo público prácticamente ha estado congelada hasta este año que han salido 575 plazas, que no son suficientes para abrir un solo centro tipo».

«Serían necesarios unos 3.500 o 4.000 funcionarios para abrir centros que están sin abrir o medio abrir: tenemos Murcia a medio abrir, Las Palmas, Soria y Málaga sin abrir, tenemos unos cuantos centros penitenciarios que están medio funcionando, también el de Pamplona, que necesitan funcionarios urgentemente», argumenta.

Un sistema penitenciario, que si bien necesita más funcionarios en las prisiones, presume de tener los trabajadores más implicados en su labor: «Dentro de esta situación de las instituciones en España hay diferentes niveles. Esta de León funciona especialmente bien. Es modelo en algunas cosas, aunque hay falta de funcionarios, se debe también al esfuerzo enorme y a la voluntad de muchos funcionarios trabajandomás allá de lo que les es exigible», asegura el Catedrático de Derecho Penal de la Universidad de León, Miguel Díaz y García Conlledo.

El congreso se clausurará este martes con la presencia de la subdelegada del gobierno, Teresa Mata.