China usa la tecnología láser para vencer al terrorismo

Rifle./Afp
Rifle. / Afp

ZKZM-500 es el arma que dispara a un kilómetro de distancia

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

Los jedi y los sith ya saben cómo funcionan los láseres y cómo de potente puede llegar a ser la tecnología con este tipo de rayos de luz. En 1927, concretamente el 11 de julio, Theodore Maiman, físico estadounidense, construyó el primer aparato capaz de producir un rayo láser. 91 años después, China lleva los rayos láser a las armas de sus policías.

Esta es la base del ZKZM-500 de la policía china que la clasifica como «no letal», aunque produce un rayo de energía que puede pasar a través de las ventanas y causar la «carbonización instantánea» de la piel y los tejidos humanos.

Construido por el Instituto Xian de Óptica y Mecánica de Precisión de la Academia de Ciencias de China de Shaanxi (China), el rifle de asalto está alimentado por un paquete de baterías de litio recargables similares a los que se encuentran en los teléfonos inteligentes.

«Esto ya no es ciencia ficción, ya son un hecho de la vida», explica Wang Zhimin, investigador asociado del Centro de Investigación de Física y Tecnología Láser en la Academia de Ciencias de China en Beijing en el South China Morning Post.

Un rayo láser de estado sólido que concentra la energía en un punto y cuya potencia puede ser modulada e ir desde algo es capaz de inutilizar sensores e, incluso, poder destruir un objetivo. En 2009, Estados Unidos desarrolló una pistola láser, pero fue desechada por su escasa eficacia.

Seis años más tarde, China destinó más de 2.000 millones de yuanes para desarrollar dispositivos láseres compactos y potentes. El arma de calibre 15 mm pesa tres kilos (6,6 lb), casi lo mismo que un AK-47, y tiene un alcance de 800 metros, o media milla, y podría montarse en automóviles, barcos y aviones. Puede disparar más de 1,000 «disparos», cada uno con una duración no superior a dos segundos.

Una tecnología de otra galaxia y que no solo es idea de Pekín. Al intento fallido de Washington en 2009 se suma otro pero lejos de terreno estadounidense. Entre septiembre y noviembre de 2014, el USS Ponce operó en el golfo Pérsico un láser capaz de generar un haz de 30 kilovatios, seis millones de veces más que un puntero láser de venta legal en EE.UU. de 0,005 vatios.

A pesar de las continuas pruebas de Estados Unidos y China, este tipo de armas están vetadas por el Protocolo de las Naciones Unidas sobre armas láser cegadoras, iniciado en 1980 y firmado por más de 100 naciones. Un acuerdo que se concentra en las armas de generaciones anteriores y prohíbe el uso de aquellas que podrían causar la pérdida permanente de la visión. No obstante, el gobierno de Pekín califica el ZKZM-500 como «arma no letal».

Gracias a que la tecnología láser está ajustada a una frecuencia invisible y no produce absolutamente ningún sonido, «nadie sabrá de dónde vino el ataque», explica el documento informativo chino.

En la actualidad este tipo de tecnología se usa en medicina en tratamientos quirúrgicos, ayudas a la cicatrización de heridas u operaciones de vista.

Por el momento, el ZKZM-500 está a la espera un socio que tenga una licencia de producción de armas o un socio en la industria de seguridad o defensa para comenzar la producción a gran escala a un coste de 100.000 yuanes por unidad.

Contenido Patrocinado

Fotos