Hay trabajadores de Amazon escuchando tus conversaciones con Alexa

Hay trabajadores de Amazon escuchando tus conversaciones con Alexa

Cada revisor analiza hasta 1.000 clips de audio por turno enviados por el altavoz inteligente, según cuentan algunos empleados de la empresa a Bloomberg

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

Los asistentes de voz son la guerra comercial del momento y una de las grandes preocupaciones de los usuarios en cuanto a su privacidad. Muchos le preguntan a estas máquinas el tiempo, alguna receta, información del tráfico o que les cuenten algún chiste. Pero que haya trabajadores de Amazon escuchando tus conversaciones con Alexa no es ninguna broma. Podría parecer de capítulo de 'Black Mirror' pero lo han confirmado varios empleados de la empresa a Bloomberg. Cada revisor analiza hasta 1.000 clips de audio por turno enviados por el altavoz inteligente.

Entre las grabaciones que analizan, afirman haber escuchado desde a una mujer cantando mal en la ducha a un niño pidiendo ayuda. Un trabajador de Boston dijo que extrajo datos de voz acumulados para expresiones específicas como 'Taylor Swift' y los anotó para indicar que el buscador se refería al artista musical. Pero también se recogen audios incómodos y que podrían ser usados para incriminar hechos delictivos. Dos de los trabajadores dijeron que escucharon lo que creen que fue un asalto sexual.

Uno de ellos ha afirmado que llegan a escuchar unas 100 grabaciones al día en las que Alexa se activa sin que el cliente se lo pida. De esta forma, aseguran haber escuchado a los usuarios discutir detalles privados como nombres o datos bancarios

El equipo escucha las grabaciones de voz capturadas en las casas y oficinas de los propietarios de este tipo de altavoces para después transcribir las conversaciones y volver a introducir esta información en el 'software'. Según la compañía se trata de un esfuerzo por eliminar las brechas de comprensión entre Alexa y el ser humano para mejorar la experiencia del cliente.

A pesar de las declaraciones de los empleados a Bloomberg, Amazon asegura que las anotaciones puntuales suceden siempre después de que haya sido utilizada la palabra de activación del altavoz. Es decir, «un dispositivo solo escucha y transmite datos a la nube a partir de identificar la palabra de activación 'Alexa'». «Nos tomamos muy en serio la seguridad y privacidad de la información personal de nuestros clientes», explica la compañía en el comunicado.

En la configuración de privacidad de Alexa, la empresa ofrece a los usuarios la opción de desactivar el uso de sus grabaciones de voz para el desarrollo de nuevas funciones. Una captura de pantalla revisada por Bloomberg muestra que las grabaciones enviadas a los auditores de Alexa no proporcionan el nombre completo ni la dirección del usuario, sino que están asociadas con un número de cuenta, así como con el nombre y el número de serie del dispositivo.

Amazon señala que bajo ninguna circunstancia los empleados pueden saber de qué usuario son las grabaciones: «Los empleados no tienen acceso directo a la información que puede identificar a la persona o cuenta del cliente como parte de este flujo de trabajo. Aunque toda la información es tratada con alta confidencialidad y utilizamos la autenticación multifactorial para restringir el acceso, además del encriptado del servicio y las auditorías de nuestro entorno de control para proteger dicha confidencialidad, los clientes siempre pueden eliminar sus interacciones de voz con Alexa en cualquier momento».

Las grabaciones que reciben los trabajadores no proporcionan el nombre completo y la dirección de un usuario, según afirma Bloomberg, que ha tenido acceso a una captura de pantalla de las mismas. En su lugar, están asociadas con un número de cuenta, el nombre del usuario y el número de serie del dispositivo.

Más información