La falta de acceso a internet aumenta la desigualdad mundial

Mundo./Reuters
Mundo. / Reuters

Casi la mitad de la población mundial no tiene acceso a internet

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

La democratización de las nuevas tecnologías es un hecho, al menos en el primer mundo. «Las mujeres en los países de ingresos bajos y medios tienen, en promedio, un 10% menos de probabilidades de poseer un teléfono móvil que los hombres», apunta Nanjira Sambuli, gerente senior de Políticas de la World Wide Web Foundation, ha publicado un artículo a través de Crónica de Naciones Unidas.

En este artículo crítico, Sambuli analiza el papel de las nuevas tecnologías en el desarrollo económico, político y social de todas las sociedades del mundo. «Las TIC avanzan a un ritmo vertiginoso, pero el acceso a Internet, particularmente a través de la World Wide Web, es quizás el elemento más crítico para desbloquear el potencial de las nuevas tecnologías», añade.

El acceso a las tecnologías de la información y la comunicación son ya temas habituales en gran parte del hemisferio norte, pero en otros lugares del planeta se «considera un lujo», denuncia la gerente senior de Políticas de la World Wide Web Foundation.

En su escrito, Sambuli reconoce que la inversión en el acceso universal a las TIC es necesaria para impulsar el progreso de las prioridades mundiales, en particular, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), cuyo objetivo número 9 incluye «el acceso universal a las nuevas tecnologías, al menos en los países menos desarrollados, en 2020».

Sin embargo, el objetivo dista mucho de ser cumplido, ya que, según datos de la fundación, un total de Las nuevas tecnologías enfatizan las desigualdades que existen en la sociedad a nivel mundial 3.900 millones de personas no tienen acceso a internet, casi la mitad de la población mundial, de las cuales la mayoría residen en el hemisferio sur, y 2.000 millones son mujeres. Además, nueve de cada diez jóvenes sin acceso a la Red viven en África, Asia o en la región del Pacífico.

«De acuerdo con la Alianza para Internet Asequible (A4AI), al ritmo actual de progreso hacia solo el 16% de los países más pobres del mundo y el 53% del mundo entero estarán conectados», explica Sambuli. La Alianza por su parte señala que este retraso «socavará el desarrollo global en todos los ámbitos, contribuirá a la pérdida de oportunidades para el crecimiento económico y negará a cientos de millones el acceso a educación en línea, servicios de salud, voz política y mucho, mucho más».a

A la desigualdad en el acceso también se le suma una brecha de género. La asociación GSMA ha encontrado que en los países en vías de desarrollo hay un 10% menos de mujeres que hombres con móvil, lo que se traduce en 184 millones de mujeres sin este dispositivo.

Además, de las mujeres que poseen móvil en estos países, 1.200 millones no usan Internet. En general, existe un 26% menos de mujeres que hombres usando Internet. La investigación realizada por la World Wide Web Foundation encontró que en las comunidades pobres de nueve ciudades de África, el sudeste de Asia y América Latina, casi todas las mujeres y los hombres poseen un teléfono.

Sin embargo, cuando controlan los ingresos, el nivel de educación y la edad, las mujeres tienen casi un 50% menos de probabilidades de acceder a Internet que los hombres en las mismas comunidades, y solo el 37% de las mujeres encuestadas usan el uso de Internet.  

Sambuli recopila todas estas barreras para poner de relevancia la importancia de las nuevas tecnologías y recalca que es «una profunda manifestación de la desigualdad de las sociedades y del fracaso político».

 

Fotos