A los españoles no les gustan los tuits de 280 caracteres

A los españoles no les gustan los tuits de 280 caracteres

La brevedad reina en los mensajes escritos en español

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Un dicho español que se plasma a la perfección en Twitter. Hace 365 días, la red de microblogging accedió a una de las grandes peticiones de sus usuarios: acabar con el tedioso límite de 140 caracteres por mensaje.

Una medida aplaudida y a la vez temida por la llegada de los tuits largos. Sin embargo, los usuarios españoles son fieles a la tradición tuitera. « Históricamente sólo el 5,3% de los tuits llegaba al límite de 140», señala Twitter España en un comunicado. Ahora solo el 1% de los tuits en español llega a los 280 y «solo el 8,7% son más largos de 140», añaden.

El uso de caracteres en español está muy alineado con lo que pasa en otros idiomas. En todo el mundo vemos que solo el 6% de los tuits tienen más de 140 caracteres, y solo el 3% tiene más de 190, así que parece claro que, como decíamos, los tuits breves siguen siendo la norma, y que ahora es más fácil llevar nuestros pensamientos a tuits.

Otro de los cambios observados, dice la plataforma, es la mejora de la conversación en Twitter. «Hemos visto un enorme incremento respecto al año anterior en la utilización de fórmulas de cortesía como 'gracias' o 'muchas gracias' (un 62% más); 'por favor' (un 29,7% más) y 'perdón' o 'disculpa' (un 46,7% más), además de menos abreviaturas para estos términos (slds o grcs)».

Aún así, se puede seguir observando un aumento de la tensión en la red de microblogging y el auge de los mensajes de odio de personas enfadadas, trolls e incluso, en algunas ocasiones, insultos. Así se puede observar hora por hora el número de tuits con malos modales publicados en español.

Mikel Torres, un joven desarrollador de Donostia, ha creado la herramienta Odiómetro, de código abierto, que permite monitorizar en tiempo real el número de mensajes poco formales en la red de microblogging

desarrolló una herramienta «a modo de curiosidad» que «mide en tiempo real» el odio que se vierte en Twitter. La bautizó como «Odiómetro». Es de código abierto, y si bien dista mucho de ser una herramienta científica de monitorización en tiempo real, cumple con el objetivo de mostrarte de forma visual la cantidad de bilis que los usuarios soltamos por la boca minuto tras minuto.

Contenido Patrocinado

Fotos