El futuro de las televisiones pasa por el 8K

El nuevo televisor 8K de la firma surcoreana./Samsung
El nuevo televisor 8K de la firma surcoreana. / Samsung

Samsung y LG llevan la batalla de las pantallas de alta resolución a los hogares

JOSÉ A. GONZÁLEZBerlín

Se confirmó. A falta de smartphones, los protagonistas en esta IFA de Berlín son los televisores. Un mercado que este verano ha crecido en torno al 25% gracias al Mundial de Rusia y con un denominador común: las preferidas son las pantallas de 55 pulgadas. «Las pantallas están creciendo», señala un directivo de Samsung a Innova+ en Berlín.

Un crecimiento que el mercado espera que en 2025 llegue a las 70 pulgadas y sean estas pantallas las que reinen en los hogares de todo el mundo. «El mercado está girando a pantallas por encima de 65 pulgadas», afirman desde Samsung.

La apuesta de LG va más allá y esperan contar con 5 millones de unidades de televisores en el mercado. No obstante, el precio es una de las grandes incógnitas y podría rondar la horquilla 5.000-15.000 euros para las pantallas recién presentadas por Samsung, según ha podido saber Innova+.

En la actualidad, los televisores de 75« crecen a un 100% con respecto a periodos anteriores y «a partir de las 55 pulgadas, los píxeles son más grandes y se necesita más resolución», señalan los expertos del mercado. Así se llega a los televisores 8K que cuentan con 32 millones de píxeles, en el caso del OLED 8K de LG alcanzan los 33 millones. Cifras muy lejas del Full HD de 2 millones de píxeles.

¿Qué significa este lío de cifras? Un píxel es un punto cuadrado o rectangular que utiliza el lenguaje informático para definir a la parte más pequeña de una pantalla, por lo que esta noticia la estás leyendo sobre un conjunto de píxeles. Así que cuantos más píxeles, mayor resolución, es decir más detalle e información visual. En palabras de Samsung, «emitir la realidad perfecta».

Inteligencia artificial

Aunque pueda parecer mentira, la inteligencia artificial es la clave también en los televisores y no para hacer una parrilla televisiva al gusto del espectador. Hoy en día hablar de 4K en España es un sueño.

Por el momento, estos contenidos en 3840x2160 píxeles los ofrecen Netflix, Amazon Prime Video o en televisión de pago a través de Vodafone y Orange. ¿La TDT española? Un sueño, solo TVE emite en pruebas su canal 4K.

Y cómo se llega al 8K sin estos contenidos, la respuesta es la inteligencia artificial. A la espera de la llegada de contenido nativo en 7680x4320 píxeles, las grandes tecnológicas echan mano del escalado.

«La tecnología OLED ha sido definida desde el principio como la siguiente generación tecnológica en pantallas, al basarse en la autoluminiscencia de sus pixeles y al eliminar la necesidad de cualquier clase de iluminación trasera», explica LG que también ha traído a Berlín un televisor 8K.

Gracias a esta tecnología y a los algoritmos, la industria se prepara para el desembarco de pantallas gigantes equipadas con chips inteligentes de última generación.

Samsung ha equipado a sus nuevas televisiones con el Quantum Processor 8K que no incorpora un algoritmo, sino «256 no fijos». Gracias a este sistema, la inteligencia artificial detrás de estos paneles irán mejorando las imágenes en 8K y sin necesidad de estar conectados a la red.

«El primer televisor OLED 8K supone un hito en el campo de la tecnología de pantallas y representa su evolución», señala Brian Kwon, presidente de LG Home Entertainment. Un salto dentro de la imagen que produce una sensación de 3D.

Además, el Q900R de Samsung cuenta con la tecnología Direct Full Array Elite para conseguir un mejor contraste y un control preciso de la retroiluminación.

El televisor reproduce el 100% de volumen de color, lo que permite a los usuarios apreciar miles de millones de tonos cromáticos y la máxima precisión de color lograda hasta la fecha.

Experiencia inmersiva

Un salto también de calidad, ya que se pasan de los 1080p de resolución del FullHD (1920x1080 píxeles con exploración progresiva), el más usado en los hogares españoles, a los 7680x4320 píxeles del 8K. Una inmersión que Innova+ ha comprobado y donde la inteligencia artificial es capaz de escalar hasta el más mínimo detalle.

Además, elevan los nits, es decir, la cantidad de luz emitida en un área determinada hasta los 4.000 en las pantallas de 85 pulgadas. Esto significa que hay más brillo en la imagen trasladando «la realidad perfecta al espectador», según la compañía surcoreana.

Samsung trae en octubre a España, los primeros televisores 8K en tres versiones 65, 75 y 85 pulgadas. La marca también ha desvelado los precios de sus nuevas pantallas: 4.999 euros para la versión de 65 pulgadas, 6.999 euros para la de 75 y, por último, la de mayor tamaño alcanzará los 14.999 euros. Por su parte, LG traerá sus 8K a España en septiembre de 2019 e incluyen modelos LED y OLED de 88 y 75 pulgadas.

El foco sin duda, está en los Juegos Olímpicos de Tokio que se celebrarán en 2020, allí hablar de 8K es algo normal. La cadena nipona NHK incluso emitió en 2016 los de Río en esta resolución.

Nuevos modelos en Europa

The Wall, una pantalla Micro LED de última generación diseñada para entornos corporativos y exteriores, llegó el pasado año a la feria alemana y este año vuelve con el anuncio del aterrizaje en el mercado europeo. Un monitor «totalmente personalizable para dar a los usuarios la libertad de decidir cómo incorporar la pantalla en sus espacios», señala la compañía.

Además Samsung introduce un nuevo modelo de 49« para la familia de televisores The Frame y Easy Discovery, que facilita a los usuarios el acceso a obras de arte especialmente seleccionadas y que se mostrarán en la pantalla sin tener que elegir entre cientos de opciones.

Contenido Patrocinado

Fotos