«El negocio del cibercrimen es muy lucrativo y supone más de un billón de euros anuales»

El Director General del Incibe, Alberto Hernández, en los exteriores del complejo leonés. /
El Director General del Incibe, Alberto Hernández, en los exteriores del complejo leonés.

El director general del Incibe, Alberto Hernández, abre las puertas a leonoticias del complejo leonés, explicando las últimas novedades del centro de referencia en ciberseguridad

NACHO BARRIOleón

Seguridad, confianza, trabajo en silencio y mucho esfuerzo de puertas hacia adentro. El Incibe se ha convertido en referencia clave en la ciberseguridad. Su esfuerzo diario le ha llevado a ser clave en el futuro tecnológico. Su director general, Alberto Hernández, explica a leonoticias las últimas novedades del centro de referencia.

-Son once años de trabajo intenso, antes con el Inteco y ahora con el Incibe, y quizás sea una labor desconocida para los ciudadanos, que ven el edificio pero no lo que hay dentro de él. ¿Qué ocurre de puertas adentro?

-Aquí en León se cuecen muchas cosas, hacemos una labor muy importante de concienciación en materia de ciberseguridad. La tecnología forma parte de nuestra vida diaria, hay que utilizarla pero también saber los riesgos que entraña, porque detrás hay vulnerabilidades que pueden ser explotadas y que pueden causar un importante impacto en nuestra vida cotidiana y en el día a día de las empresas. Nuestra labor es por un lado la concienciación en ésto y por otro apoyar la detección de los problemas que ocurren en España.

-Sin duda una labor silenciosa.

-Sí, así es. A modo de ejemplo, el año pasado gestionamos en España más de 115.000 incidentes de ciberseguridad que afectaban a ciudadanos y a empresas y que tuvieron bastante impacto, en las que tuvimos un papel de detección, análisis y apoyo en la resolución. También desarrollamos otro tipo de actividades que quizás son poco conocidas, como el apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en su mejora y adiestramiento, trabajamos en la protección de infraestructuras críticas y estamos volcados en el I+D+I y en la promoción del talento, porque nuestras empresas necesitan contar con profesionales formados, materia en la que hay una carencia importante. Animamos desde aquí a que nuestros jóvenes estudien cuestiones acerca de la ciberseguridad.

-A lo largo de la historia se puede ver la evolución de las amenazas nacionales, que ahora pasan por los ciberataques. ¿Cómo se lleva a cabo el daño? ¿Quién lo hace?

-Es muy importante la prevención, que es una labor intensa y continua que hay que hacer también con el sector privado y con los agentes sociales. Hay que llegar a menores, padres y madres para que todos estén concienciados. A día de hoy ya no hablamos de los virus que llegaban y rompían el ordenador, ahora hay 'malware', un softaware malicioso que tiene como objetivo infectar nuestras redes, ser indetectable y robar nuestra información o atacar a terceros. Detrás de todo esto hay organizaciones criminales en muchos casos, se estima que el negocio del cibercrimen está por encima del billón de euros anuales, si lo comparamos con la inversión a nivel mundial en ciberseguridad, que está en torno a 76.000 millones, vemos que el negocio es muy lucrativo.

-Hablamos entonces del Incibe como una parte más de la Defensa del país.

-Sin duda. El Incibe forma parte de la ciberseguridad nacional, cuya Estrategia Nacional se aprobó en España en 2013, y en ella se establecen objetivos y líneas de actuación. Nuestro papel fundamental se engloba en ésta.

-¿Cuáles son las cifras del Incibe?

-Aquí hay ochenta personas trabajando directamente en plantilla, aunque de forma indirecta hablamos de más de 200. Contamos con gente muy joven, la media de edad está por debajo de los 40 años, este es un campo muy novedoso y necesitamos de los jóvenes, que cuentan con perfiles que van de los llamados 'hackers buenos' a sociólogos, matemáticos o educadores.

Con respecto al plano económico, hemos contado con un incremento presupuestario con el que llegamos el año pasado a los 17 millones de euros. Ha sido el mayor de la historia del Incibe.

-A nivel local, ¿hacia dónde irá la relación entre la capital y el Instituto?

-Me gustaría destacar una iniciativa que realizamos el año pasado, en la que tuvimos a 200 personas de 28 países formándose en ciberseguridad en León. La proyección internacional del Incibe es alta y vamos a seguir trabajando en ello en el futuro, de tal forma que podamos atraer personas que quieran trabajar y estudiar en León, atrayendo también inversiones. Estamos apostando por generar un núcleo de conocimiento de seguridad en torno al Incibe.

-¿Podría ocurrir con el Incibe como con las factorías clásicas, en las que alrededor se desarrollan empresas auxiliares?

-Cuando hablamos del ámbito de las tecnologías y de la ciberseguridad, hablamos de características diferentes a las que veríamos en la industria automovilística, por ejemplo. La ubicación juega un papel importante, pero no es el factor clave. Lo fundamental es el conocimiento que se genera a través del Incibe, que puede dar lugar a muchísimas iniciativas y empresas que desarrollen la industria nacional de ciberseguridad, fortaleciendo la existente.

-¿En León y en la Comunidad hay talento y cantera suficiente o hay que mirar a otras fronteras?

- En León hay talento, tenemos muchos profesionales muy bien preparados que son de León y de la Comunidad. Ahora, vivimos en un mundo global y así es como hay que entenderlo. Cuando impulsamos que nuestras empresas viajen a Latinoamérica o que vengan los profesionales de allí, lo que asumimos es que competimos en un mundo global.

-América Latina se antoja fundamental en el desarrollo de la institución.

- Es un punto clave, porque compartimos historia y cultura, nuestra cercanía es muy alta y muchas de nuestras iniciativas tienen que ver con ellos, pero no se queda ahí. Establecemos alianzas internacionales con países asiáticos, europeos y estamos empezando a mirar a África y a Oriente próximo. Nuestro foco es especial con Latinoamérica, pero sin despreciar al resto de oportunidades.

-¿Por dónde pasa el futuro de la ciberseguridad?

- Estamos trabajando intensamente en que la ciberseguridad llegue a todos los rincones, que se hable de ella como una cuestión cotidiana. Ahora mismo nos preocupamos de instalar el antivirus en el ordenador, pero nos olvidamos que los dispositivos móviles son una puerta de entrada de problemas. Esto supone una oportunidad que hay que aprovechar, porque puede generar empleo, aumentar el desarrollo en nuestras empresas y que los jóvenes puedan encontrar trabajo. Nos volcamos en que España sea referente en la materia a nivel internacional, que nuestras empresas sean muy competitivas a nivel internacional gracias a ello.

-Con los once años del Instituto a la espalda y, aunque usted lleva poco en el cargo, ¿Qué Incibe le gustaría dejar cuando termine su tiempo como Director General?

- Espero que quede aún mucho [risas]. Lo que me gustaría es una cultura de empresa moderna, con profesionales comprometidos y motivados. Aportar nuestro granito de arena y que seamos cada vez más útiles. Hemos visto que lo sembrado empieza a tener éxito.

Contenido Patrocinado

Fotos