El 'milagro' de Valencia de don Juan

En dos décadas la población de esta 'ciudad' se ha incrementado en un 39% | Un polígono industrial consolidado y en proceso de ampliación, buenos servicios a los vecinos y la permanente llamada al turismo, son claves en su crecimiento según su alcalde Juan Martínez Majo

Juan Martínez Majo, durante la entrevista en leonoticias.
J.C.León

Mientras el mundo rural se desploma y la despoblación cabalga a sus anchas por buena parte del territorio nacional emergen 'brotes verdes' que evitan el desaliento y reavivan el optimismo. El de mayor brío por su admirable fortaleza se aprecia en la zona sur de León, en Valencia de don Juan.

En dos décadas la población de esta 'ciudad' se ha incrementado en un 39% pasando de los 3.829 habitantes del 96 a los 5.350 reconocidos por el INE a 1 de enero de 2019. Un polígono industrial consolidado y en proceso de ampliación, buenos servicios a los vecinos y la permanente llamada al turismo son claves en este crecimiento según su alcalde Juan Martínez Majo.

¿El secreto de este éxito? «El secreto está en aprovechar los recursos endógenos desde un primer momento, desde los años 90 coincidiendo con la primera etapa», recuerda. Entonces se abrieron en la zona «dos fábricas importantes como Ceranor, la cerámica más grande Europa, y Garnica que se asienta donde están los chopos que necesita tratar».

Industria y turismo

Si a todo ello se le suman iniciativas emprendedoras y el crecimiento de empresas locales el resultado son 26 industrias destinadas a transformación y comercialización de productos con su enorme potencial creador de empleo y dinamización económica.

Pero el secreto del éxito no sólo está en la industria. Juan Martínez Majo recuerda que desde un primer momento, y en el marco de un programa global, se apostó por iniciativas «como convertir el polideportivo en un complejo de ocio familiar con todas las ampliaciones que se han llevado a lo largo del tiempo». Y la secuencia no parece tener fin: el dragón, piscina de olas y toboganes que en breve se complementarán con una «piscina tranquila» y trampolines de 12 metros.

«Asentar el turismo en Valencia de don Juan era determinante» por extensión el «mantenimiento de todo el sector con 266.000, accesos que es importante», recuerda Majo.

Actividad industrial y turística complementada con «un nivel de servicios óptimo a los vecinos». De ahí que en apenas 24 años la población se haya disparado un 39% sin quitar «vecinos a poblaciones de la comarca».

La industria ha sido clave con la creación de entre 800 y 900 puestos de trabajo entre directos e indirectos.

Superávit

Un efecto generador de actividad que se complementa desde el propio Consistorio municipal, que mantiene una alta estabilidad económica con «1.123.000 euros de superávit con un presupuesto de seis millones». Superávit que se complementa con un remanente de 2,6 millones de euros que tendrá como destino las mejoras en el polígono industrial y la zona de ocio de las piscinas.

Y la idea prefijada no varía: pensar la política a medio o largo plazo. Algo que en Valencia de Don Juan ha sido visible con iniciativas que comenzaron hace más de una década como las ayudas a la natalidad, libros o bonificaciones a la escuela infantil.

Para Majo el futuro en la zona seguirá marcado por un «repunte industrial» que llegará después de no pocos «quebraderos de cabeza» para llevar energía al polígono industrial y así poder poner suelo industrial a la venta tras acuerdos con 16 propietarios«.

Más polígono, más empleo

El objetivo no es menor: ampliar el polígono industrial en 400.000 metros con el fin de poner a disposición de las empresas «en un año o año y medio suelo industrial» para las empresas que así lo deseen: «No queremos un polígono especulativo», sentencia.

La apuesta es un polígono capaz de generar otros 150 nuevos puestos de trabajo en medio plazo y seguir manteniendo una importante actividad con la ampliación de las piscinas, el traslado del Ecyl, ampliar el espacio de actividad y atención a los mayores y la consolidación de un centro de día con capacidad para 80 personas. «El bienestar de nuestros mayores es fundamental», sentencia Majo a leonoticias.

Todo, recuerda, en una localidad, abierta, apacible, acogedora y siempre dispuesta para romper un cisma tan importante como el de la despoblación en el medio rural.