El Gobierno recupera el Observatorio de Salud de las Mujeres para luchar por la igualdad

La ministra de Sanidad, Carmen Montón, durante la presentación en Madrid./Rodrigo Jiménez (Efe)
La ministra de Sanidad, Carmen Montón, durante la presentación en Madrid. / Rodrigo Jiménez (Efe)

Promoverá estrategias para mejorar la salud sexual y reproductiva y combatir con más eficacia las dolencias con prevalencia femenina y la violencia machista

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

El Ministerio de Sanidad recupera, tras cuatro años de parálisis por los recortes presupuestarios del Gobierno del PP, el Observatorio de Salud de las Mujeres. Una entidad que busca incorporar la perspectiva de género en el diseño de las políticas y estrategias sanitarias públicas para «eliminar la inequidad y las desigualdades de salud» que condicionan la vida de las mujeres, según aseguró la propia ministra, Carmen Montón, que presentó el proyecto a representantes de sociedades científicas y asociaciones de pacientes y de mujeres.

El Observatorio de Salud de las Mujeres, adscrito a la Dirección General de Salud Pública, se marca como objetivos el fortalecimiento del enfoque de género en las políticas sanitarias, mediante la investigación, la formación de los profesionales y la educación de las afectadas en los múltiples aspectos que determinan su salud, con la vista puesta en mejorar la calidad de vida de las mujeres. Este organismo, dijo Montón, «ha de estar vigilante frente a las desigualdades, pero también ha de ser un mecanismo eficaz para corregirlas» mediante un enfoque sanitario «más completo y justo».

Profundizar en los temas de salud específicos de las mujeres será una de las principales acciones a desarrollar por el observatorio. Buena parte de sus análisis y propuestas de mejora deberán centrarse en la salud sexual, afectiva y reproductiva; la violencia de género; y las enfermedades específicas o con mayor prevalencia femenina. Montón destacó la necesidad de mejorar tanto la formación de los profesionales como los protocolos de coordinación para que centros de salud y hospitales jueguen un papel fundamental en la prevención y detección de casos de violencia machista. «Tenemos el convencimiento de que la lucha por la igualdad y contra la violencia de género tendrá en este organismo un pilar fundamental», vaticinó.

Dentro de las enfermedades de mayor prevalencia en la sociedad, el observatorio analizará los aspectos diferenciales entre mujeres y hombres y propondrá acciones y medidas para abordarlos correctamente y con más eficacia. Sus expertos deberán poner la lupa en dolencias con clara prevalencia entre las mujeres como el cáncer de mama, la depresión, las fobias y los transtornos del sueño, la infecciones urinarias y las migrañas, en patologías invalidantes como la osteoporosis, la fibromialgia o la artritis reumatoide -relacionadas con procesos hormonales-, y en dolencias muy vinculadas al envejecimiento femenino como la diabetes tipo B o las demencias.

El observatorio también se dedicará a la generación y promoción de nuevo conocimiento sobre desigualdades de género en salud, tanto en lo referente a investigación en desigualdades en salud por razón de género como para el desarrollo de buenas prácticas y experiencias innovadoras desde esta perspectiva.

Suprimido por el PP

La ministra insistió en que la puesta en marcha del observatorio refleja el compromiso del Gobierno «con los principios de igualdad entre hombres y mujeres y de respeto a los derechos humanos y libertades» y demuestra «su voluntad de sumarse activamente a los compromisos internacionales dirigidos a eliminar cualquier forma de discriminación por razones de género en materia de salud».

De hecho, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se felicitó en Twitter por la recuperación de este organismo en el último Consejo de Ministros. «Dijimos que la igualdad sería una política transversal de este Gobierno. Hoy damos un paso más recuperando el Observatorio de Salud de las Mujeres con el objetivo de avanzar en la equidad en salud por razón de género. ¡Seguimos!», escribió.

El observatorio se creó en 2004 y fue suprimido por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2014, con su ley de «racionalización del sector público». Montón aprovechó la presentación para afear su actuación al PP. «El observatorio no era una cuestión de racionalización del gasto sino una apuesta política de convencimiento, y de entender que la salud de las mujeres hay que tratarla de manera específica. Invisibilizar a la mitad de la población eliminando el observatorio no corrige las desigualdades, al contrario, las incrementa», aseguró.

Contenido Patrocinado

Fotos