Sanidad elimina la vacunación de la hepatitis B en recién nacidos y sólo la mantiene en bebés de madres portadoras

Sanidad elimina la vacunación de la hepatitis B en recién nacidos y sólo la mantiene en bebés de madres portadorasGráfico

La Consejería seguirá vacunando a las niños de 12 años frente al papiloma humano, pero abandona la campaña de captación

S. CALLEJA

La Consejería de Sanidad ha decidido eliminar la vacunación rutinaria de la hepatitis B en recién nacidos y sólo la administrará en las primeras horas de vida a los bebés de madres portadoras, para los que también mantiene la inmunoglubinaHB en las primeras 12 horas de vida. En estos niños la pauta de vacunación será de cuatro dosis a los 0, dos, cuatro y once meses.

Así lo recoge la última actualización del calendario de vacunación infantil de Castilla y León para 2018, consultado por Ical, que además precisa que para los niños de madres no portadoras la pauta de vacunación frente a la hepatitis B será de tres dosis, a los dos, cuatro y once meses de edad, a través de la vacuna hexavalente.

Esta decisión se toma por el alto seguimiento de las madres embarazadas a las que se somete a una numerosa batería de pruebas, incluidas las de hepatitis B, lo que permite conocer al profesional médico que la atiende en el parto si es portadora o no y actuar en consecuencia.

Se trata de eliminar esta primera dosis, con lo que Castilla y León sigue los pasos de otras autonomías que hace tiempo que la suprimieron y en consecuencia con las recomendaciones de las sociedades científicas. De hecho, esta recomendación se aprobó hace dos años, en abril de 2016, en el seno del Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

A raíz de la medida, desde el pasado 5 de abril, los profesionales médicos que siguen a la embarazada tienen que documentar el cribado prenatal de la hepatitis B, que condiciona la pauta en el recién nacido, a través del Registro de Recién Nacidos (RENA), para cualquier nacimiento en un centro de la red asistencial de Castilla y León, ya sea público o privado.

Junto a esta modificación, el nuevo calendario establece que la inmunización frente a sarampión, rubéola, parotiditis y varicela de los tres años de edad se realizará mediante vacuna tetravírica. Además, la vacunación de las niñas frente al virus del papiloma humano (VPH) seguirá realizándose cuando cumplan los 12 años, y la segunda dosis se administrará a los seis meses. La novedad es que la Consejería ha optado por eliminar la campaña específica y masiva que se realizaba hasta ahora a través de los colegios. Así, a partir de enero del próximo año, 2019, se vacunarán a las nacidas en 2007.

A esta edad, a los 12 años, se seguirá vacunando a los niños de varicela siempre y cuando no hayan padecido la enfermedad ni hayan sido vacunados de forma correcta con anterioridad. La pauta concreta para esta vacuna son dos dosis separadas por un mínimo de tres meses. La primera dosis se administra a los 15 meses, y también hay otra fijada a los tres años.

El resto del calendario se mantiene. Así, a los dos meses el calendario incluye la vacuna hexavalente que protege frente a la difteria, hepatitis B, tétanos, tos ferina, polio y haemophilus influenzae tipo b (Hib), cuya segunda y tercera dosis se administra a los cuatro y once meses.

A estas edades también se incluye la del nuemococo, a la que se añade, a los cuatro meses, la del meningococo, que se repite a los doce meses. Al año de vida, los niños reciben la primera dosis de la tetravalente para prevenir el sarampión, la parotiditis y rubéola. En este caso, la segunda dosis se administra a los tres años. A los seis y 14 años se vacuna a los niños contra el tétanos y la difteria.

 

Fotos