Una inyección para perder peso

Una inyección para perder peso

La investigación británica mejora el nivel de glucosa en sangre de los pacientes obesos, lo que supone una nueva alternativa frente a la cirugía bariátrica

EUROPA PRESS

Un grupo de investigadores de Imperial College London (Reino Unido) identifican una inyección de hormonas con escasos efectos secundarios que ayuda a perder peso a pacientes obesos y mejora su nivel de glucosa en sangre, lo que supone una nueva alternativa frente a la cirugía bariátrica.

En investigaciones anteriores, el centro observó que una de las razones por las que la cirugía de 'bypass' gástrico funciona tan bien es porque tres hormonas que se originan en los intestinos se liberan en niveles más altos. Esta combinación, llamada 'GOP', está formada por el glucagón 1, oxintomodulina y péptido, y entre sus beneficios se encuentra que reduce el apetito, por lo que causa una pérdida de peso.

En este estudio, publicado en 'Diabetes Care', los investigadores querían observar si inyectar esta combinación a los pacientes podría ayudar a reducir de peso y reducir los niveles altos de glucosa. Así, quince pacientes recibieron este tratamiento durante un periodo de cuatro semanas y 12 horas diarias, comenzando una hora antes del desayuno y desconectando tras su última comida. Durante el desarrollo de la investigación, los pacientes también recibieron consejos dietéticos sobre cómo llevar una alimentación saludable y conseguir perder peso.

En este sentido, Tricia Tan, profesora de Medicina Metabólica y Endocrinología en el Imperial College London, ha explicado que la obesidad y la diabetes tipo 2 pueden llevar a enfermedades más graves como el cáncer, enfermedades cardiacas o accidentes cardiovasculares. Frente a ello ha puesto de relieve los beneficios de este tratamiento, que, además de no ser invasivo, reduce los niveles de glucosa a niveles casi normales.

Para su desarrollo se utilizó una muestra de 26 pacientes obesos con prediabetes y diabetes del Hospital Hammersmith (Reino Unido). De ellos 15 fueron seleccionados al azar para recibir el tratamiento hormonal y el resto recibió solo una perfusión salina como placebo. Por otra parte, el equipo también estudió a 21 pacientes que se sometieron a una cirugía bariátrica y a otros 22 pacientes, que seguían una dieta muy baja en calorías. Además, a los participantes se les implantó un controlador de glucosa para medir sus niveles.

Así, aquellos que estuvieron sometidos al tratamiento hormonal perdieron un promedio de 4,4 kilos y presentaban mejoras en sus niveles de glucosa en sangre, sin embargo, aquellos que tomaron el placebo salino perdieron 2,5 kilos. Por su parte, quienes se sometieron a una cirugía bariátrica o que siguieron una dieta muy baja en calorías, los cambios de peso fueron de 10,3 kilos para el primer grupo y 8,3 el segundo.

De este modo, la experta ha concluido que, aunque la pérdida de peso fue menor con el tratamiento hormonal, la perfusión GOP tiene menos efectos secundarios que la cirugía bariátrica, lo que supone que «se pueden obtener algunos beneficios de una operación de 'bypass' gástrico sin someterse a la cirugía».