La revolución está en la sangre

La investigación hematológica se vuelca en descubrir las dianas biológicas para atacar leucemias y enfermedades oncológicas de forma personalizada | El Área de Hematología del CAULE cumple cincuenta años sumando casi un centenar de profesionales, con el recuerdo de sus inicios en un pequeño laboratorio con tres hematólogos y un reducido grupo de enfermeras

Una profesional del área abre un tanque de de nitrógeno líquido donde se conserva material sanguíneo. / Sandra Santos
NACHO BARRIO León

Cuando el sol comienza a iluminar el edificio Virgen Blanca del Hospital de León, José Antonio ya lleva varias horas en funcionamiento. Es jueves, y el Jefe de Servicio no para de ir de un lado a otro. Hoy no brilla el sol en León, lleva sin hacerlo una semana, pero eso no es excusa. Entre nubes y una lluvia especialmente 'meona', José Antonio Rodríguez hace un alto en la jornada para recibir a los visitantes. La propuesta es sencilla pero accede sin reservas. Aunque es su tesoro, se esmera en que no quede nada sin descubrir y explicar sobre un oficio profesional en el que se vuelca junto a casi un centenar de colegas. Como anfitrión no tiene precio.

En la octava del Virgen Blanca se encuentra el Área de Hematología, un servicio básico para el Hospital de León. Allí arriba, tras lograr completar el laberinto de pasillos y ascensores, se encuentra la sección que mira, analiza, reanaliza, explora, investiga, aprende y cura gracias a la sangre.

Cincuenta años se cumplen de aquel día en el que comenzaron con más ilusión que medios. En un pequeño laboratorio, tres hematólogos y un reducido grupo de enfermeras se volcaban en investigar, formar y curar gracias a la sangre. Un pasado para forjar este presente, en el que 96 profesionales centran sus desvelos en un mañana mejor.

Un momento clave

Tras un breve paso por su despacho, toca entrar en materia. El servicio se dedica al diagnóstico y tratamiento de pacientes que tienen enfermedades hematológicas, que son las relacionadas directamente con la sangre.

De esta forma, el núcleo fundamental del área es el tratamiento de las neoplasias hematológicas, pero su función no se queda aquí.

Lamentablemente, existen multitud de procesos no cancerígenos que el servicio debe controlar, como el tratamiento de anemias o de enfermedades de serie roja, blanca o plaquetas.

Una profesional del área trabaja el el microscopio.
Una profesional del área trabaja el el microscopio. / NB

El momento de la visita no podría ser mejor. Además de dedicar tiempo a su parcela asistencial, los profesionales del área trabajan sin descanso en desarrollar la medicina personalizada (de precisión), con la incorporación de la inmunoterapia, utilizando lo que se conocen como dianas biológicas, células CAR-T, que suponen un avance clave en los próximos años.

«Estamos en un momento de una gran revolución en el tratamiento de estos procesos sanguíneos», explica José Antonio Rodríguez mientras muestra cada rincón de Hematología. «Estamos pasando de una etapa en la que se administraba una quimioterapia que destruía células tumorales y también células sanas, como si se disparara un 'cañonazo', a la actualidad, en la que conocemos alteraciones específicas de cada patología y cada caso concreto».

El resultado del descubrimiento tiene una aplicación directa. «Dos leucemias agudas que antes podían parecer iguales hoy sabemos que molecularmente son diferentes, por lo que podemos ofrecer tratamientos específicos sobre estas dianas moleculares, acercándonos a una medicina personalizada», desgrana el Jefe de Servicio.

Hay esperanza, mucha esperanza

Las palabras de José Antonio Rodríguez invitan a creer. «Estoy convencido de que, al ritmo que estamos, el tratamiento que veremos de aquí a dos décadas no tendrá nada que ver con el tratamiento que vimos dos décadas atrás, porque estamos ante la mayor revolución de la medicina».

La labor diaria del área es intensa.
La labor diaria del área es intensa. / NB

Se está avanzando. Cada enfermedad lleva su nivel de desarrollo, pero existen ya procesos «que hace unos años eran mortales de necesidad y ahora los estamos consiguiendo controlar y, si no curar, convertirlos en una enfermedad crónica». José Antonio hace hincapié en el mieloma múltiple, una de éstas últimas.

Otro factor juega un papel clave. «Estamos comprobando que gran parte del origen puede estar en una mutación hereditaria. Tener esa mutación no significa que vayamos a desarrollar la enfermedad, pero es fundamental llevar una vida sana para no ofrecer ese gatillo que dispare la enfermedad», explica el Jefe deServicio de Hematología.

Hematología, al detalle

Hematología se asienta sobre tres columnas: el área de hematología clínica, donde como cualquier otro servicio de medicina interna tratan los procesos sanguíneos; una segunda columna en la que se apoya el laboratorio de hematología, dividido en laboratorio de citomorfología (donde se hacen los recuentos sanguíneos) y hemostasia (donde se realizan los procesos derivados de alteraciones).

La tercera columna es el banco de sangre, donde se hacen los estudios, aféresis y transfusiones de productos sanguíneos.

Dentro de hematología clínica, se realiza el tratamiento de los procesos sanguíneos, con una parte de hospitalización con dieciséis camas y una unidad de soporte hematopoyético, donde se realizan trasplantes de este tipo y personas severamente inmunodeprimidas (personas con leucemias agudas o aplasias medulares severas, que necesitan el aislamiento específico).

La investigación, herramienta necesaria

Como no podía ser de otra forma, la investigación también es un elemento fundamental en el Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital de León. «Esta parte nos parece básica, porque si lo piensas, la oncohematología es uno de los procesos que más ha evolucionado en las dos últimas décadas, la mayor parte de la innovación que se está produciendo se está dando en el tratamiento del cáncer», confiesa José Antonio Rodríguez.

El área no hace investigación básica sino clínica, tomando parte activa en estudios regionales, nacionales e internacionales, con una actividad investigadora importante, «aunque nos gustaría desarrollarla aún más». Una treintena de estudios abiertos componen la cartera de Hematología, que tienen que hacerse un hueco en el tiempo que los profesionales dedican a la parcela asistencial.

Servicio puntero

José Antonio Rodríguez saca pecho no sin razón. «Tenemos un nivel del Servicio de Hematología puntero en desarrollo, podemos ofrecer a los leoneses una gran cartera de procesos donde lo único que no realizamos es el trasplante alogénico».

No es una afirmación menor. El Banco de Sangre y el laboratorio de Hematología cuentan con certificados de calidad de acuerdo con la normativa ISO, siendo uno de los centros pioneros de la comunidad autónoma en alcanzar estos estándares de calidad.

Toca poner fin a la aventura de descubrir el Área tras tomar conciencia de que un futuro mejor pasa por Hematología. José Antonio se despide en el hall del Hospital de León. A pesar de las nubes, el frío, y la lluvia, su equipo seguirá trabajando. Hay esperanza en la sangre.

El 'alma' de Hematología

hematólogos
15
médicos internos residentes (mir)
4
enfermeros/as
35
auxiliares de enfermería
14
técnicos de laboratorio
20
auxiliares administrativos
6
celadores
2

Temas

León, Salud