Las razones del desabastecimiento de fármacos, según la industria

Las razones del desabastecimiento de fármacos, según la industria

Problemas económicos, con las materias primas o de logística son las causas básicas | Farmaindustria dice que no supone un problema de «salud pública»

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Farmaindustria ha reconocido este martes que se está produciendo en España un desabastecimiento de medicamentos, pero afirma que esta situación «no es un problema de salud pública». El director del Departamento Técnico de la organización, Emili Esteve, apuntó que es una «situación normal» que se da en todos los países europeos. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) tiene registrados en la actualidad 397 casos activos de falta de suministro; en los últimos tres meses, se solventaron 586 problemas de desabastecimiento.

Una ausencia de fármacos que tiene grandes causas. La primera está en el origen, en la materia prima. «Si los medicamentos se dejan de usar, el atractivo para sintetizar la materia prima baja», explica Esteve. Además, si se da el caso que solo hay un fabricante de principio activo, su problema se extiende a todas las compañías que dependen de él. Es lo que ha ocurrido con el valsartán, principio activo contra la hipertensión: todas las empresas, en su mayoría genéricas, que dependían de una empresa china han tenido problemas. En cambio, el fabricante del original no se ha visto afectada porque sintetiza su propia materia prima.

El segundo motivo se encuadra en «las operaciones o logística», agrega Esteve. Por ejemplo, si una empresa sabe que su genérico o biosimiliar va a salir en enero y va a erosionar un 30% de mercado, «es razonable programar una fabricación menor del 30%». Pero si ese lanzamiento previsto para el primer mes del año se retrasa hasta junio, se produce la ausencia de productos. «Pero también se puede producir porque encalla un barco. Hay muchas variantes», añade el experto.

Obligaciones

La tercera causa se agrupa en los problemas económicos. «Son medicamentos cuya viabilidad económica va siendo cada vez menor hasta que llega un momento en que no tiene interés por parte de las compañías», indica Esteve. Otro factor monetario es el llamado comercio paralelo, una práctica que consiste en que un producto se compre en un país para venderlo en otro (a precio superior) y que se produzca, como efecto colateral, una falta de fármacos. «Esto era un gran problema en 2006 y ahora no es tan relevante», apunta Esteve. Entonces, la Aemps cambió el modelo de seguimiento de la ausencia de un fármaco y aumentó la vigilancia y las respuestas.

Ahora, por cada fármaco ausente se informa de «veinte productos alternativos e idénticos» que hay en el mercado. Además, Esteve recuerda que en el caso de que no haya sustituto a ese medicamento, la empresa tiene la obligación de comprar el fármaco «dónde sea» y ponerlo a disposición de los pacientes.

Más información:

Temas

España
 

Fotos