La justicia inflige el primer gran revés al nuevo alcalde de Madrid

La justicia inflige el primer gran revés al nuevo alcalde de Madrid

Un juez ordena volver a poner en funcionamiento la restricción al tráfico en el centro de la capital

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

El alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez Almedida, ha sufrido su primer gran revés político desde que se hizo con el consistorio de la capital. Lo ha hecho a manos de un juez que ha aceptado las medidas cautelares solicitadas en un recurso presentado por Ecologistas en Acción y Greenpeace contra de la decisión del equipo de Gobierno municipal de aprobar una moratoria de las sanciones en Madrid Central, la zona de tráfico restringido que creó Manuela Carmena en la pasada legislatura con el fin de combatir la contaminación. Se da la circunstancia que otro juzgado rechazó la misma petición elevada a instancias del PSOE.

«Revertir» Madrid Central fue una de las promesas estrella que realizó Martínez Almeida durante la campaña electoral, tras la que fue elegido alcalde con los apoyos de Ciudadanos y Vox. Así, a los pocos días de hacerse con el bastón municipal, anunció que a partir del 1 de julio se dejaría de multar a los vehículos que entrasen sin permiso en el área restringida. El juez ha ordenado que vuelvan a imponerse las sanciones hasta que decida sobre el fondo del asunto. La decisión del magistrado se conoció la tarde del viernes aunque el Consistorio no volverá a imponer las multas hasta este lunes. En cualquier caso, el equipo de Gobierno tiene tres días para recurrir la decisión judicial, algo que ya ha anunciado que hará. La posición sobre Madrid Central no es unánime entre los socios que desbancaron a Carmena. Ciudadanos apuesta solo por mejorar aquellos aspectos que no hayan dado los resultados esperados, sin precisar cuáles. Martínez Almeida habla de revertirlo aunque no ha presentado aún una alternativa mientras que Vox aboga por un desmantelamiento total.

Desde las asociaciones ecologistas se felicitó la decisión del magistrado, que viene precedida de movilizaciones que tanto PP como Ciudadanos han achacado a la extrema izquierda. «El auto sienta un punto de inflexión y ahora la pelota está debajo del Ayuntamiento para decidir si se coloca de lado de la justicia o va a seguir con esa guerra a favor del coche», se señaló desde Greenpeace.

Más información:

Temas

Madrid