Si me multan en el extranjero, ¿llegará la multa a casa?

Si me multan en el extranjero, ¿llegará la multa a casa?

El 5% de los conductores de cada país de la UE no son residentes, pero cometen el 30% de las infracciones por exceso de velocidad

A.O.

Si alguna vez te has preguntado si las multas por infracciones de tráfico cometidas en el extranjero llegan a casa, debes saber que sí llegan y que no hay forma de librarse de estas sanciones si te han cazado incumpliendo la normativa del país en cuestión.

Esto, sin embargo, no ha sido siempre así. Hace algunos años, aquellos conductores que no respetaban las normas de circulación en otros países diferentes al suyo podían librarse fácilmente, porque las multas no solían llegar. Sí ocurría, por el contrario, cuando el agente les notificaba la infracción en el momento en el que se cometía.

Para evitar que los infractores extranjeros salieran impunes y para aumentar la seguridad en las carreteras europeas, se creó hace unos años la Directiva Comunitaria 2011/UE del Parlamento Europeo, con el objetivo de facilitar el intercambio de información entre los distintos países en materia de tráfico.

De esta forma, cada país (excepto Reino Unido, Irlanda y Dinamarca) tiene acceso al Registro de Vehículos del resto de países, de manera que pueden hacer llegar las multas a los domicilios de origen de los infractores. En España, esta normativa entró en vigor en el año 2015 mediante un Real Decreto y se aplica tanto a los vehículos privados como a los de alquiler. En este último caso, además, el infractor deberá abonar un recargo adicional de Tasa Administrativa por Gestión de Multas, por parte de la empresa de alquiler de vehículos.

Se trata de una medida que pretende aumentar la seguridad en las carreteras europeas, teniendo en cuenta el elevado número de infracciones que cometen los conductores no residentes. Concretamente, según el RACC, el 5% de los conductores de cada país de la UE no son residentes, pero cometen el 30% de las infracciones por exceso de velocidad.