Los Mossos detienen a un menor por cometer seis violaciones en Barcelona

Vista de un barrio de Barcelona. /Carmen Secanella
Vista de un barrio de Barcelona. / Carmen Secanella

El joven, que actuaba con «mucha violencia», es un 'Mena' bajo tutela de la Generalitat

CRISTIAN REINO

Un menor de edad de 17 años ha sido detenido por los Mossos d'Esquadra como presunto autor de seis agresiones sexuales cometidas en la ciudad de Barcelona. Los hechos ocurrieron entre octubre y principios de diciembre del año pasado. Siempre atacaba a mujeres de mediana o avanzada de edad que estuvieran solas, la mayor parte de las veces en parques, aislados y sin cámaras de seguridad. Las víctimas denunciaron que las atacó con mucha violencia, las golpeaba con puñetazos e intimidaba, antes de violarlas. Según relataron, el presunto agresor iba siempre con la cara tapada para evitar ser reconocido por sus víctimas.

El joven, menor de edad, fue detenido el pasado 7 de diciembre. En un principio, fue acusado de tres violaciones, perpetradas en el barrio de Horta de Barcelona. Pasó a disposición de la Fiscalía de Menores que lo ingresó en un centro de menores. En paralelo, los Mossos investigaban otras tres violaciones. No eran en la zona donde había actuado el detenido, sino en otro barrio de Barcelona, lejos de allí, en Poble Sec, pero las sospechas recaían en él. Las pruebas de ADN acabaron de confirmar su presunta autoría.

El jefe de la División de Investigación Criminal de Barcelona de los Mossos, el inspector Pere Pau Guillén, confirmó que el menor estaba bajo la tutela de la Generalitat. Se trata «efectivamente de un menor no acompañado» (denominados 'Menas'), admitió el mando policial. El menor, que en dos de las agresiones sexuales también aprovechó para robar a sus víctimas, cometió sus agresiones en poco espacio de tiempo. Entre el primer y el segundo ataque, en una zona de jardines en el paseo de Montjuïc, en el barrio de Poble-Sec, transcurrió en torno a un mes. En cambio, las agresiones siguientes fueron ya más seguidas en el tiempo. Algunas de las mujeres violadas denunciaron que en el momento de la brutal agresión se encontraban paseando al perro. La hora del día no fue coincidente entre unas y otras.

Fuentes de la investigación evitaron ayer dar detalles del presunto agresor, ya que se trata de un menor. Pero los Mossos sí que justificaron el hecho de haber hecha pública la detención para tratar de calmar los ánimos en las zonas donde se cometieron las violaciones. Existía sensación de inseguridad y el temor de que un violador andaba suelto entre los vecinos de las zonas donde se produjeron las agresiones sexuales y los Mossos quisieron ayer que «la ciudadanía conozca que aquella situación de peligro que tenía ya no está«.