Dos millones de conductores reconocen haberse hecho selfies mientras conducían

Dos millones de conductores reconocen haberse hecho selfies mientras conducían

En España, una de cada cinco muertes en accidentes de tráfico está causada por el uso indebido del móvil

ALAIN MATEOSMadrid

La mitad de los conductores españoles admiten haber utilizado el teléfono móvil en alguna ocasión mientras conducía. Un 48,2%, concretamente. Las distracciones al volante son la mayor causa de accidentes en nuestro país -un 33%-, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Además, muchos de estos siniestros conllevan víctimas mortales. Un 20% de los fallecidos en accidentes de tráfico, 390 personas, lo hacen a causa de un uso indebido del teléfono móvil mientras conducían. Además, dos millones de conductores admiten haberse hecho selfies mientras estaban al volante. Estos datos son estimaciones publicadas en el estudio 'Smartphones: el impacto de la adicción al móvil en los accidentes de tráfico' realizado por la Fundación Línea Directa y en colaboración con el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (Intras).

El perfil del conductor que incumple la normativa de usar el teléfono mientras conduce es el de un joven de entre 18 y 24 años con estudios universitarios, hombre o mujer indistintamente, que circula en zona urbana y utiliza el móvil en atascos y semáforos en rojo porque lo considera «una vía segura». La mayoría de accidentes causados por este tipo de distracciones se producen en las salidas de carreteras. Un despiste que cometen casi trece millones de conductores, de los cuales diez lo usan para leer su WhatsApp. Tres de cada diez admiten consultar su terminal de forma compulsiva por si tienen un mensaje urgente aunque hay algunos casos que lo hacen solo por aburrimiento.

La mayoría de estos conductores -un 90%- admite que deberían endurecer la actual normativa para que las sanciones sean más eficientes. Las últimas informaciones vertidas este verano desde la DGT hablan de un anteproyecto de ley que reforme la actual normativa para endurecer la sanción por uso de móvil en el carné por puntos. La nueva norma implicaría la pérdida de seis puntos en lugar de los tres que se pierden actualmente. La cuantía económica seguiría siendo la misma, 200 euros. Además, los conductores encuestados por Línea Directa hablan de imponer una mayor dureza administrativa y así considerar el uso del móvil en la conducción como un delito. Ahora mismo está denominado como una infracción, lo cual no acarrea penas de prisión. Otros cambios que cuentan con más de un 80% de apoyo, entre estos encuestados, son el de aumentar los controles policiales, retirar el permiso de conducir en caso de reincidencia e impartir cursos contra la adicción al smartphone.

A pesar del deseo de los conductores de endurecer la normativa, la encuesta refleja que estos mismos la desconocen. Tan solo un 20% conoce cuántos puntos y cuánto dinero le cuesta a cada conductor la infracción del uso incorrecto del teléfono móvil. Incluso, 320.000 conductores creen que se puede hablar por teléfono sin el manos libres. Cabe recordar que la ley solo permite comunicarse por móvil a través del manos libres y siempre y cuando sea durante el menor tiempo posible. Las mujeres y la tercera edad, el colectivo que más desconoce esta normativa.

A la cola de Europa

Este estudio se ha expandido por 38 países de Europa a través de la encuesta ESRA. España está en el noveno puesto en el ranking de países en el que sus conductores admiten utilizar el móvil mientras conducen. Finlandia y Suecia sorprenden con un 73% y 62% de conductores que reconocen cometer este tipo de infracciones. Frente a este dato, Reino Unido muestra uno de los porcentajes más bajos de la encuesta ESRA. Tan solo un 22% admite usar el móvil al volante. Desde Línea Directa se cree que estos datos tan altos que presentan los países del norte de Europa son debido a la personalidad veraz de sus ciudadanos, por lo que ven muy posible que otros conductore procedentes de lugares como Reino Unido hayan mentido a la hora de responder a la encuesta.

El fenómeno de los smartphones es reciente. Todo comenzó en 2007 cuando Apple lanzó su primer iPhone y Google hizo lo propio con su sistema Android en 2008. Doce años después de la irrupción del teléfono inteligente su uso ha aumentado de tal forma que ocupa de media diaria 4 horas y 22 minutos en la vida de los españoles; 29 millones de personas admiten tener un móvil de estas características en España y 8 se consideran adictos a él.