España arroja a vertederos el doble de residuos que la media de la UE

Vista de un vertedero. /Efe
Vista de un vertedero. / Efe

El país no avanza hacia el modelo de economía circular, basado en la reutilización de materiales, la sostenibilidad y las bajas emisiones, según un informe de Cotec

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

La gestión de los residuos en España deja mucho que desear, tanto a la hora de separar y tratar los desechos de los ciudadanos como en el bajo porcentaje de los materiales que se reciclan para darles nuevos usos. Así lo recoge el informe 'Situación de la Economía Circular en España', en el que la fundación Cotec constata que los modelos tradicionales de producción y consumo españoles apenas avanzan hacia el deseado cambio de paradigma a un sistema basado en la reutilización de materiales, la sostenibilidad ambiental y las bajas emisiones de gases de efecto invernadero.

El 54% de los residuos generados por los españoles termina por ser arrojado a un vertedero sin tratamiento ni separación de materiales alguno. El porcentaje es tan llamativo que dobla con creces la media de los desechos amontonados sin tratamiento en la Unión Europea, que no superan el 24%. La situación en España a día de hoy es tan mala que hace muy difícil que pueda alcanzar en 2030 el objetivo europeo de que solo el 10% de los desperdicios terminen en un vertedero.

Los españoles solo reciclan el 33,5% de desechos frente al 46,5% que reutiliza la media de los socios comunitarios

Si el tratamiento nacional de las basuras es deficiente también lo son las cifras de reciclaje logradas con los residuos de los ayuntamientos en sus diferentes fórmulas: la reutilización de materiales, el compostaje y la elaboración de abonos y biogás. En España solo se recicla el 33,5% de los desperdicios frente al 46,5% de la medida de los países de la UE. De hecho, las cifras españolas están casi en la mitad del objetivo marcado por Bruselas para 2030, cuando persigue que al menos el 60% de los desperdicios sean reciclados.

La dureza con la que la crisis golpeó a la economía y a los españoles provocó que la evolución de algunas variables entre 2008 y 2012, como el menor uso de recursos materiales en la producción, la reducción de los residuos por ciudadano o la mayor incorporación de elementos del reciclaje a la fabricación, hiciese pensar que el país había iniciado una esperanzadora transición hacia una economía circular. Sin embargo, el nuevo informe de Cotec lo desmiente. La llegada de la recuperación económica y la reactivación de sectores como el de la construcción han estancado e incluso hecho retroceder estos buenos datos.

El espejismo de la crisis

La generación de residuos por español que hasta 2010 siempre superó los 500 kilos per cápita de la media de la UE bajó en 2014 hasta 448 kilos, pero ya está de nuevo en ascenso, con 462 kilos en 2017.

Algo similar pasó con el uso circular de materiales –componentes desechados y recuperados para la producción–, que en 2010, con un 10,4%, se aproximó por primera vez a la tasa de recuperación media europea del 11,7%. Sin embargo, en 2016, cuando la UE sigue en su media, el uso circular de materiales en España descendió al 8,2%.

Igual ocurrió con la tasa que mide la eficiencia en el uso de recursos materiales por la economía (menor despilfarro de recursos). Hasta 2014 la tasa española era muy superior a la europea, pero con el repunte de la construcción se ha mostrado como un espejismo.