La encrucijada del patinete eléctrico

La encrucijada del patinete eléctrico

«Trabajamos para la democratización de la movilidad y dar una oportunidad a todos los usuarios de tener un medio de transporte disponible para todos los tipos de trayectos», afirma Frederico Venâncio, director general de Voi iberia

ISAAC ASENJOMadrid

La nueva movilidad está de moda en las grandes ciudades. El sector crece ante la demanda de los usuarios pero tienen ante sí un muro de restricciones que los limitan. ¿Oportunidad o impertinencia? el patinete eléctrico se encuentra ante una gran encrucijada. «Trabajamos para la democratización de la movilidad y dar una oportunidad a todos los usuarios de tener un medio de transporte disponible para todos los tipos de trayectos», afirma Frederico Venâncio, Director general de Voi iberia ante las preguntas de este medio. Lo hace tras haber participado en un acto de la compañía para promover el buen uso de estos vehículos junto con el Ayuntamiento de Madrid.

En la capital hay más de ocho mil patinetes eléctricos autorizados para circular, y más de 15 empresas diferentesque ofrecen servicios de alquiler, siendo la ciudad de España líder en este tipo de uso. Pese a esto, nuestro país carece aún de una normativa conjunta que establezca las reglas comunes de uso mientras que en otras regiones de Europa comienzan a elaborar ya regulaciones. De ahí que la DGT esté empezando a actuar y ya trabaja en varias modificaciones para incluir en la nueva Ley de Tráfico el uso de estos vehículos. Una de ellas, como explicó esta semana Pere Navarro, director general de Tráfico, pasa por prohibir a los patinetes y bicis circular y estacionar en la acera.

«Las autoridades con más relevancia deben ser los primeros en hacerlo, o al menos dar unas líneas conductoras. Es importante contar con una regulación clara, no solo para los usuarios sino también para los operadores. Lo ideal sería tener una regulación bastante uniforme para todos los mercados», destaca Venâncio. La empresa de movilidad ve «necesaria» una regulación «para que cualquier usuario tenga clara cuáles son las reglas para usar un patinete, pero también para que todos los operadores se sientan seguros en invertir más en cada mercado».

La campaña de concienciación de la plataforma de micro-movilidad Voi ha sido revisada por la DGT y tiene como objetivo promover una serie de buenas prácticas que deben seguir los usuarios de la vía ante la aparición de los nuevos modelos de movilidad urbana. Entre las buenas prácticas también se recomienda el uso del casco o señalizar las maniobras, y se recuerda la importancia de aparcar en lugares autorizados para no obstaculizar el paso a colectivos vulnerables. «Hay que crear las infraestructuras necesarias en las ciudades para circular y aparcar correctamente los patinetes. Un buen ejemplo de esto es Lisboa, que trabajando en conjunto con todos los operadores ha creado más de 600 puntos de aparcamiento de patinetes, espacios claramente identificados que sustituyen aparcamientos de coches o en zonas muertas en las aceras, posibilitando así un uso responsable y civilizado del espacio público», explica.

¿Están captando los patinetes a los usuarios que han decidido cambiar el coche por este medio de transporte? «Nuestra empresa ha hecho en un año más de diez millones de viajes, lo que conlleva ratios de utilización muy altos, y que demuestra que efectivamente es un vehículo necesario y útil en las ciudades. Al ser un sector tan nuevo, seguirá presentando cambios, no solo de hardware pero también de software, pero sí es realmente sostenible y necesario», explica Voi en una entrevista, en la que añade el dato que «cerca del 25% de nuestros viajes terminan o empiezan cerca de las paradas de metro, lo que tiene un impacto directo en los coches que circulan en el centro de las ciudades y muestra que cada vez se puede reducir más esto. Debemos intentar que el usuario no sienta la necesidad de tener su coche privado».