Hay amores que muerden

Imágenes del león 'Simba' y su dueña colgadas en las redes sociales./Instagram
Imágenes del león 'Simba' y su dueña colgadas en las redes sociales. / Instagram

Una familia cría y se hace fotos con un león en su finca de Gerona. Los ambientalistas denuncian el uso «exhibicionista» y piden su decomiso

A. CORBILLÓN

'Simba' no es un león cualquiera. Ni tan fiero como se suele pintar al rey de la selva. Desde que era un cachorro duerme en la cama con su dueña, Mada Simbae. E incluso tiene una relación de hermandad con 'Tornado', el perro de la casa, con el que retoza y juega. Hasta han protagonizado un libro, 'Simba y Tornado', que se vende en las redes sociales para financiar la cría del felino. Se come al mes 500 euros en carnes varias.

El cachorro tiene ya dos años y pesa más de 250 kilos. Pero sigue siendo igual de dependiente de sus dueños, hasta el punto de posar, entregado, en sesiones fotográficas junto a Mada, a la que le gusta fotografiarse con los bichos de su «santuario», ligera de ropa o completamente desnuda. Esta mujer, de origen brasileño, ha añadido en los últimos días unas fotos junto a su particular mascota en su cuenta de Instagram, donde se la puede ver en múltiples posados con sus caballos o perros.

Míriam Martínez Fundación FAADA«En los zoos o reservas ni se pasea ni se abraza a los animales» Marc Mínguez Regidor de S. Jaume«Está vigilado y en regla. Lo que hagan dentro de la finca no es cosa del pueblo»

Mada, su esposo y sus hijos cambiaron completamente de vida cuando 'Simba' llegó a sus manos. Vivían en Tarrasa (Barcelona) y un conocido que trabaja para proporcionar animales a los zoológicos se presentó en su casa con la cría de león, cuyo destino inicial era un circo de la Europa del Este. Las normas contra la exhibición de animales están creando problemas para buscar destino a los que salen 'rebotados' de circos o zoos.

Mada y Eloi Cardellach, su marido, no se lo pensaron mucho y buscaron una finca. La encontraron en las afueras de Sant Jaume de Llierca (Gerona) y decidieron crear un núcleo zoológico. Se trata de una zona delimitada de 5.000 metros cuadrados. En cuanto el animal fue trasladado allí, el lugar asistió a un peregrinaje de vecinos y periodistas locales. La pareja paseaba por el interior con su león al lado. Sus hijos, cuando iban al colegio, comentan que «otros tienen un perro, nosotros además tenemos un león». Con el tiempo, han acogido nuevos animales: suricatas, hurones y hasta monos titi. «Nos llaman y es imposible decir que no», confesaba la mujer a la prensa gerundense. Decidieron bautizar su santuario con la expresión suajili 'Hakuna Matata', que significa 'Vive y sé feliz'.

«Todo es legal. Tienen licencia o están en trámite. Hay doble vallado, sensores de seguridad... Todo está bien. Lo que hagan dentro ya es cosa de la Generalitat», resume el regidor de Sant Jaume de Llierca, Marc Mínguez, que insiste en que «son gente conocida y con buena relación con el vecindario».

«Que se decomise»

Pero las fotos de 'Simba' han llevado a la fundación de defensa animal FAADA a presentar una denuncia al Gobierno catalán, al que acusan de mirar para otro lado y «tolerar situaciones en las que una mujer puede tener un animal para exhibirse desnuda encima de él en las redes sociales». La tenencia de animales en núcleos zoológicos exige que no salgan de su recinto, «algo que incumplen, ya que se ve al león posando en la cocina, el sofá o los pasillos de la casa. Estamos en contra de esta exhibición y reclamamos que se decomise», explica la veterinaria de FAADA Míriam Martínez.

Mientras en Sant Jaume dicen que han superado la sorpresa inicial y «ya no estamos a la defensiva», los ambientalistas consideran irresponsable que se permita una crianza que demandará necesidades imposibles de cubrir dentro de poco. «¿Qué van a hacer con él cuando alcance la madurez sexual y pese 350 kilos?», se pregunta Martínez.

 

Fotos