El ministro de Finanzas del Vaticano rechaza la acusación de pederastia

El ministro de Finanzas del Vaticano, George Pell./
El ministro de Finanzas del Vaticano, George Pell.

Las acusaciones hacia George Pell incluyen los testimonios de dos hombres que aseguran que les tocó de forma inapropiada en el verano de 1978

EFEsídney

El ministro de Finanzas del Vaticano, George Pell, ha rechazado las acusaciones de pederastia, después de que un canal de televisión señalara que la Policía de Australia investiga al cardenal por presuntos abusos sexuales a menores, han informado hoy medios locales.

Los supuestos delitos atribuidos al religioso que se investigan fueron cometidos entre las décadas de 1970 y 1990 en las sureñas localidades de Ballarat, Torquay y Melbourne, según declaraciones de las víctimas al programa '7:30' de la ABC que también apuntan a que las autoridades estudian los casos desde hace más de un año.

Pell, en un comunicado, arremetió contra la ABC por "una escandalosa campaña de difamación" y reclamó la actuación de la Policía del Estado Victoria, donde se encuentran las tres ciudades mencionadas.

Por su lado, el jefe comisionado de la Policía de Victoria, Grahan Ashton, dijo este jueves que su institución no ha provisto de ningún material a la ABC y "claramente la fuente de la información procede de las víctimas".

Las acusaciones divulgadas por la ABC incluyen los testimonios de dos hombres, que tienen actualmente más de cuarenta años, que aseguran que Pell los tocó de forma inapropiada en la localidad de Ballarat en el verano de 1978-79 mientras jugaban en una piscina.

Declaraciones de las supuestas víctimas

El empresario Les Tyack, quien declaró el año pasado ante una comisión gubernamental que investiga abusos sexuales contra niños por parte del clero, indicó que vio a Pell desnudo frente a tres niños de entre 8 y 19 años en los vestidores de un club de natación en Torquay durante el verano de 1986-87.

La ABC también informó de dos niños miembros de un coro que pidieron a sus padres abandonar sus prácticas de canto después de que supuestamente fueran víctimas de abuso sexual en la década de 1990 cuando Pell impulsaba una iniciativa de la Iglesia Católica para hacer frente a los casos de pederastia en la institución.

Esta no es la primera vez que Pell ha sido acusado de abusos sexuales ya que en 2002, cuando éste era arzobispo de Sídney, un hombre aseguró haber sido abusado sexualmente a los doce años cuando Pell estaba formándose para ser sacerdote en el año 1961.

Las investigaciones exoneraron a Pell, quien en febrero pasado dio su testimonio por vídeo conferencia ante una comisión gubernamental australiana que investiga los abusos sexuales a menores en el seno de las organizaciones e instituciones públicas, religiosas y sociales.

Entonces, Pell reconoció que se encubrieron casos de pederastia en el seno de la Iglesia Católica australiana y admitió que debería haber hecho más ante ellos.

"El cardenal no desea causar ningún tipo de estrés a las víctimas de abusos. Sin embargo, las acusaciones de que él abusó sexualmente de alguien, en algún lugar, y en cualquier momento de su vida son totalmente falsas y completamente incorrectas", según un comunicado de la oficina de Pell en el Vaticano.