Sus señorías y sus locos cacharros

Albert Rivera, uno de los políticos españoles más aficionados al mundo del motor./
Albert Rivera, uno de los políticos españoles más aficionados al mundo del motor.

Del Peugeot de Sánchez y el Touareg de Catalá, a la moto de Iglesias, todo un catálogo de viejas y nuevas glorias del asfalto

JOSÉ LUIS ÁLVAREZMadrid

Pocas veces se les puede ver al volante. Su vida pública les hace que se muevan con vehículos oficiales o del partido, incluso en metro, como la mayoría de sus votantes. Sin embargo, los políticos españoles tienen carné de conducir y atesoran viejas y nuevas glorias del asfalto.

De derecha a izquierda, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, no tiene ningún vehículo a su nombre, según su declaración de bienes, no lo necesita, viaja en uno oficial. Los ministros Rafael Catalá y Fátima Báñez, por ejemplo, optan por un Volskwagen Touareg y un Mercedes Clase A, respectivamente. En el caso del titular de Justicia en funciones se trata de un vehículo todoterreno de 2005, y en el de la ministra de Empleo, de un coche del año 2010, según recoge un estudio del buscador de coches de segunda mano Mitula. Por el contrario, choca lo del diputado popular por Castellón Miguel Barrachina, que tiene en su garaje un tractor Massey Fergusson de 2013. Pero tiene explicación, dado que es agricultor a tiempo parcial, profesión que compagina con su actividad política.

Quien se declara un amante del motor es el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que posee una Yamaha FZ1 de 2009 y un Volkswagen Golf de 2012. Su compañero de partido José Ignacio Prendes, diputado por Asturias y secretario segundo de la Mesa del Congreso, cuenta un Audi A4 Avant TDI de 2013 y un Mazda 2 de 2008.

Ya en la izquierda, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tiene declarado como único vehículo un Peugeot 407 del año 2005. Frente a su jefe, que sólo tiene uno, el diputado del PSOE, Rafael Simancas, cuenta con tres coches, un Seat Toledo, un Volvo V50 y un Seat Ibiza.

Podemos hace gala de su poca motorización. La mayoría de sus diputados no han declarado ningún vehículo en propiedad. Su líder, Pablo Iglesias, posee una motocicleta y entre los pocos diputados con coche encontramos a Iñigo Errejón, poseedor de un Peugeot 205 del año 2004, y a Tánia Sánchez que conduce un Smart Four de 2014 y una motocicleta Piaggio del mismo año.