Solo una de cada cuatro personas con discapacidad está trabajando

Un discapacitado en su puesto de trabajo. /
Un discapacitado en su puesto de trabajo.

Nueve de cada diez nuevos contratos de este colectivo, que cobra un 16% menos que la media de la población general, es temporal

DANIEL ROLDÁNMadrid

Uno de los principales problemas para la integración plena de las personas con discapacidad en la sociedad es la falta de oportunidades laborales. Solo el 25,7% de este colectivo en edad laboral (más de 1,3 millones) está trabajando en la actualidad. Es la mitad de la tasa de empleo de las personas sin discapacidad, según alerta el el primer informe del Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo (Odismet) de la Fundación ONCE. Una situación que se agrava entre los más jóvenes, cuyo paro alcanza el 67%. Estamos condenando a estos jóvenes al ostracismo, denuncia Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo de la Fundación ONCE, quien además alerta de los problemas de las nuevas generaciones con discapacidad en su formación educativa.

Todos los indicadores son peores que sus compañeros de pupitre. Los jóvenes con discapacidad con estudios superiores representan un 16%, justo la mitad que la media general y el abandono escolar en este colectivo es 18 puntos mayor (43% frente al 25, con datos de 2014). Esto pone de manifiesto la necesidad de avanzar hacia un modelo formación que sea más inclusivo con las personas con discapacidad. Además, siete de cada diez personas en edad activa encuentran barreras para acceder a la educación. En cambio, en la población general solo cinco de cada diez personas tienen complicaciones.

Curiosamente, los universitarios con discapacidad presentan una tasa de paro inferior a la media nacional, con un 20,3%, siendo la tasa de empleo del 47,2% que se aleja de la de la población sin discapacidad únicamente once puntos porcentuales frente a los 32,5 puntos de distancia si se considera a todo el colectivo con discapacidad.

En cuanto al número de contrataciones de personas con discapacidad ofrecen una subida: en 2014 se produjeron 203.025 contrataciones, lo que supone un 18,6 % más que en 2013. Esta cifra es sensiblemente superior a los 150.824 contratos llevados a cabo en 2006, justo antes del inicio de la crisis. Pero hay un inconveniente: nueve de cada diez contratos fueron temporales. Desde el punto de género, las mujeres con discapacidad están menos presentes en el ámbito laboral, representando únicamente el 39% de las contrataciones. Los Centros Especiales de Empleo tienen a su cargo a un terco de las contrataciones de las personas con discapacidad.

En cuanto a las condiciones laborales, el informe muestra que el 78% de las personas con discapacidad tiene un contrato indefinido, y el 84% un horario de jornada completa. Existe una gran diferencia respecto a la población en general en cuanto al salario puesto que, según los datos correspondientes a 2013, las personas con discapacidad ganan un 16% menos de media que el resto de trabajadores, siendo su salario medio anual bruto de 19.138 euros, frente a los 22.801 de los trabajadores sin discapacidad.