Las 'tinieblas' se ciernen sobre el Cristo de las Injurias

Suspenden la última procesión. / Inés Santos

La última procesión de la tarde del Jueves Santo, organizada por la Cofradía del Santo Cristo del Desenclavo, tampoco puede salir a la calle debido a la lluvia

RUBÉN FARIÑASLeón

Era la última en confirmar lo que horas atrás ya se sabía. Aunque no por ello fue menos duro.

La Procesión de las Tinieblas y Santo Cristo de las Injurias se sumó a la lista de cortejos suspendidos en una tarde de Jueves Santo pasada por agua en León.

El patio del Colegio Leonés se convertía en el techo de los cofrades del Santo Cristo del Desenclavo, que veían de nuevo suspendido el segundo de sus actos de esta Pasión 2019.

Las puertas de Santa Marina, que antes había acogido el Oficio de Tinieblas, se cerraron para proceder al enclavamiento de Cristo, el primer paso de la procesión de este sábado.

Posteriormente, los papones de negro y púrpura regresaron en orden al patio del centro educativo, ya con el Santo Cristo reposando en la cruz, dando así por finalizado el acto.

María Santísima del Mayor Dolor en su Soledad y el Santo Cristo de las Injurias recibieron a sus braceros, que retiraron las flores y las repartieron para despedir su desfile procesional y abandonar el patio entre la resignación y la tristeza.