Silencio y oración en el Piadoso Vía Lucis

Imagen del Vía Lucis./
Imagen del Vía Lucis.

La novedosa procesión del calendario de la Semana Santa leonesa llena de luz y emoción la noche y sorprende a los asistentes, que esperan en la puerta equivocada

R.FARIÑASLeón

Era la primera vez que se hacía, su 'debut' en la Semana Santa leonesa y, quizá por ello, levantó toda la expectación a altas horas de la noche.

Cientos de personas se congregaron en la puerta de San Isidoro a la medianoche para presenciar el Piadoso Vía Lucis, organizado por el Cabildo Isidoriano y colaborando la Sacramental y Penitencial Cofradía de Nuestro Padre Jesús Sacramentado y María Santísima de la Piedad, Amparo de los Leoneses. Sin embargo, y tras media hora de espera a que concluyera la Vigilia Pascual, fueron comunicados que estaban en la puerta equivocada, y el desfile procesional partiría desde el plaza de Santo Martino.

Superada la confusión, los hermanos de la cofradía, a cara descubierta, recorrieron el exterior de la Real Basílica de San Isidoro, deteniendo el paso para el rezo, y portando a hombros a Nuestro Padre Jesús de la Esperanza.

El Vía Lucis fue emotivo, emocionante y silencioso, un acto sencillo con el que iluminar el camino en la noche previa a la resurrección y fin de la pasión.