Recogimiento y fe ante la Pasión de Cristo

La imagen del Santísimo Cristo de la Expiración en el Vía Crucis Leonés Cantado. / N. Brandón

El convento de San Francisco acoge el Vía Crucis Leonés Cantado, uno de los actos más íntimos, más ocultos pero más representativos de la Semana Santa, que permite revivir los últimos momentos de Jesús

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Silencio, fe y recogimiento.

Devoción de puertas para adentro en el templo del Convento de San Francisco el Real de los Hermanos Capuchinos en la tarde del Martes Santo.

Allí, la Cofradía del Santo Cristo de la Expiración y del Silencio ha protagonizado uno de los actos más ocultos pero más tradicionales de la Pasión Leonesa.

Con fervor, decenas de fieles han vivido el tradicional Calvario o Vía Crucis Leonés Cantado presidida con la imagen del Santísimo Cristo de la Expiración, imagen titular de la Cofradía de los toreros de Madrid.

Un acto en el que se han revivido las 14 estaciones que representan los momentos y sufrimientos vividos por Jesús desde que fue hecho prisionero hasta su muerte en la cruz y posterior resurrección ante las Cruces Penitenciales.

Un acto de carácter íntimo que estuvo acompañado por el Coro de Mujeres de Villalobar, que han entonado los cantos populares típicos de este Martes Santos, en una ceremonia que ha concluido con el acto del besapié.