Semana Santa León 2019

Solemnidad y recogimiento en el Rosario de Pasión

Jesús con la Cruz a Cuestas, talla llegada desde Gordoncillo. / N. Brandón

Cuatro tallas llegadas desde La Bañeza, Santa Lucía de Gordón, Benllera y Gordoncillo, junto a dos de León, participan en esta procesión organizada por la Hermandad de Santa Marta y la Sagrada Cena en la que realizan los rezos de los cinco misterios

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

El Lunes Santo de la Semana Santa de León no sería lo mismo sin el Rosario de Pasión, una procesión que da cabida a distintas tallas de la provincia con la solemnidad y la oración propia de la noche de este cuarto día de la Pasión leonesa, organizada por la Hermandad de Santa Marta y la Sagrada Cena.

Los seis pasos, llegados de diferentes puntos de la provincia, han hecho estación de penitencia en cinco puntos de la ciudad: San Marcelo, San Isidoro, la iglesia de Santa Marina, la Catedral y la capilla del Santo Cristo de la Victoria, donde se han hecho el rezo de los cinco misterios.

La Cofradía de las Angustias de La Bañeza con su Oración en el Huerto, ha abierto el acto procesional, que partió desde la Iglesia de San Marcelo, punto de inicio y de recogida de esta procesión.

La Agrupación Musical del Santo Cristo de la Bienaventuranza acompañó a los braceros de la primera talla pasional y también lo hizo con la Flagelación, que repite en esta procesión después de llegar por primera vez desde Santa Lucía de Gordón, con la Hermandad del Santísimo Cristo de la Victoria, el año pasado.

No podían faltar en esta procesión las samaritanas de Santa Marta, la seña de identidad de esta hermandad, cuyos peculiares trajes blancos precedían a la Coronación en Espinas, llegada desde la Parroquia de la Asunción de Benllera.

La Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora de la Soledad también asistía a este Rosario de Pasión, donde también se pudo observar al Jesús con la Cruz a Cuestas, de Gordoncillo, que refleja el sufrimiento del nazareno en su calvario, escoltado, en riguroso luto, la sección de manolas.

El Crucificado de los Padres Capuchinos, al son de las marchas de la Agrupación Musical de La Cena, encaró con solemnindad y recogimiento las calles del centro de la capital leonesa, pasando por el barrio Romántico, Santa Marina y la calle Ancha.

En último lugar, La Piedad de San Marcelo cerraba el singular acto procesional donde la espectacularidad de la Semana Santa leonesa se entremezcla con el recogimiento y la oración de este rosario de Pasión que siempre tiene un aroma a toda la provincia.