Las palmas 'saludan' a La Borriquilla en Ponferrada

Imagen de 'La Borriquilla'./César Sánchez
Imagen de 'La Borriquilla'. / César Sánchez

Ponferrada celebró una de sus procesiones más representantivas de la Semana Santa que partió desde la iglesia de San Pedro Apóstol

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Ponferrada cumplió con la tradición del Domingo de Ramos y centenares de personas se acercaron a la iglesia de San Pedro Apóstol para que sus palmas y ramos de laurel y olivo fueran bendecidas. Muchos niños ilusionados, con sus palmas alzadas, participaronen uno de los actos representativos de la Semana Santa.

El paso de la 'Entrada Triunfal en Jerusalén', popularmente conocida como 'La Borriquilla', salió del templo a hombros de los cofrades de Jesús Nazareno del Silencio, que en esta ocasión lucían sus brillantes e impecables túnicas blancas para recorrer la ciudad.

Este acto, junto a la procesión de la noche de Miércoles Santo, está organizado por la Cofradía de Jesús Nazareno de Silencio, adscrita a San Pedro, y que fue la segunda hermandad en fundarse en la capital berciana en los años 40 del siglo pasado.

La bendición de los ramos se ha repetido en todas las parroquias del municipio de Ponferrada y en el resto de pueblos de la comarca. En el Domingo de Ramos se conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, aclamado por la multitud, días antes de su pasión, muerte y resurrección.

Así, las palmas y ramos no son algo así como un talismán o un simple objeto bendito, sino el signo de la participación gozosa en el rito procesional, expresión de la fe en Cristo, que va hacia la muerte para la salvación de todos los hombres. Por eso, este domingo tiene un doble carácter, de gloria y de sufrimiento.