La luz que muestra el camino de la vida enciende la Vigilia Pascual

Imagen del paso titular. / Inés Santos

La Cofradía del Santo Sepulcro-Esperanza de la Vida recorre las calles de León para llevar el fuego a las parroquias del centro de la capital y que estas celebren dicha festividad

RUBÉN FARIÑASLeón

La luz que guía en la oscuridad, que muestra el camino. La luz de la esperanza y de que la muerte no es el final.

Esa ha sido la luz que ha encendido la noche en León, que no ha permitido entrar a la oscuridad y a la que la Cofradía del Santo Sepulcro-Esperanza de la Vida ha invitado a leoneses y visitantes a ver su camino.

La Procesión Camino de la Luz ha encendido la Vigilia Pascual en León. Desde la Catedral han partido para entregar el fuego a las diferentes parroquias leoneses y llevarles ese mensaje.

Nuestra Señora de la Luz, siguiendo los pasos de la cruz desnuda, era la primera talla de estos papones que llegaban desde la iglesia de San Froilán en la tarde de Sábado Santo. La Banda de Cornetas y Tambores del Nazareno volvía a ser la música de los braceros.

Los más pequeños también se han sumado a este desfile, portando velas que pronto llevarán el fuego que alumbre la última noche antes de que el Verbo se haga carne.

El Santo Sepulcro, custodiado por la luz del fuego de vida, ha atravesado el centro de la capital acompañado por la Agrupación Musical del Santo Sepulcro.

De nuevo el Grupo de San Pedro del Castro se sumó al acto de esta penitencial, ataviados con ropas de vieja usanza y riguroso luto leonés.

El anuncio de nueva vida, de esperanza, la luz detrás del sepulcro llegaba con tres mensajes: 'Yo soy el manantial de agua', 'Yo soy la luz del mundo', 'El fuego que rasga la noche de la humanidad'.

Tres mensajes para un Hombre Nuevo -guiado bajo los acordes de la Agrupación de Angustias y Soledad-, tres símbolos: agua, tierra y fuego para recordar a León que en la oscuridad surge la luz y la esperanza para los hombres.