Mañana gris, pregón sin caballo

Maite Fernández lee el pregón desde el balcón consistorial. / Inés Santos

La amenaza de lluvia desluce el tradicional Pregón a Caballo, que no contó con los equinos por el peligro que el firme mojado conlleva

N. Barrio
N. BARRIOLeón

Con el día gris, el tradicional pregón a caballo desaconsejó contar con los animales. El público leonés se quedó sin ver el acto de la mañana del Jueves Santo ante la amenaza de lluvia, si bien finalmente el cielo no descargó a la hora en que estaba previsto.

La Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz decidió que el acto contara con una única parada en San Marcelo, al resguardo de los soportales del antiguo Consistorio. Así, la música acompañó al pregón, leído desde el balcón municipal por Maite Fernández.

Antes, el alcalde de la capital Antonio Silván llamó a la cofradía y a León a «teñir las calles de rojo sangre» en las horas previas al acto cumbre de la Semana Santa de la capital, la procesión de los pasos.

En su discurso, que comenzó con un emotivo 'Mañana, León, mañana', Maite Fernández mantuvo la flema para llamar a papones de todo signo a mantener igual que «fue y seguirá siendo el acto en el que toda la ciudad será calvario».

Así, sin caballos esta vez, el pregón llamó «a caminar hacia la vida» desde el balcón consistorial, en una mañana gris que desaconsejó a llevar a cabo uno de los actos de la Semana Santa más queridos por los leoneses.