'Imaginario' de la Ronda Lírico-Pasional en el patio del Colegio Leonés

La Ronda Lírico-Pasional a cubierto tras suspender su recorrido por la lluvia./leonoticias
La Ronda Lírico-Pasional a cubierto tras suspender su recorrido por la lluvia. / leonoticias

La lluvia impide por primera vez en su historia que la Ronda Lírico-Pasional 'Luís Pastrana Giménez' recorra las calles de la ciudad de León

LEONOTICIASLeón

«Tendremos que imaginar... cuando la ronda hable de la Catedral, nos imaginaremos que estamos ante ella... cuando se hable de San Isidoro, pensaremos que estamos ante San Isidoro«.

La imaginación, por obligación, convirtió el patio del Colegio Leonés en la recreación de toda la ciudad y allí, bajo los soportales, los asistentes recrearon el paso de la Ronda Lírico-Pasional 'Luís Pastrana Giménez' como si estuviera en el corazón de la capital.

No había otro remedio la lluvia, por primera vez, evitó que este clásico de la Semana Santa cumpliera con su tradición. Por momentos la noche parecía diluviar así que cualquier otra decisión habría sido un error.

Laura Cordero Carro, poeta y amante de la Semana Santa, actuó ante los asistentes como mantenedora.

Rodeada de cofrades ataviados con antorchas Cordero Carro habló a los asistentes de la «bendita locura» de la Semana Santa, de su significación personal y de su relevancia artística, social, histórica y religiosa.

Mágico concierto

Antes, en medio de la noche, en mitad del silencio, la luz embellecía el templo de Santa Marina la Real. Ocurre en la madrugada del Jueves Santo cada año. Merece la pena esperar doce meses para comprobar un acontecimiento de este tipo, tan único, tan especial.

Ocurre cuando la luz se ilumina con las voces de CantArte que recorren el templo impregnando sentimientos que llegan al corazón. Si hay sonidos para la Semana Santa el de estas voces es uno de ellos.

En la antesala de La Ronda Lírico-Pasional 'Luís Pastrana Giménez', nacida para dotar a la Semana Santa de León de un acto dónde se combine la tradición con lo religioso y lo cultural, y que se ha convertido en un modo diferente de obtener una nueva visión de león en los días santos, ocurre este acontecimiento tan esperado en el tiempo santo.

El concierto, sublime, es un florecer de sensaciones hasta el abrazo final de sus miembros a la misma puerta de la iglesia tras recorrer el pasillo central del templo.