A los pies del Señor de León

El Solemne Besapié a Nuestro Padre Jesús Nazareno reúne a los hermanos de la cofradía y a los fieles en general en torno a una cita de devoción y recogimiento

El Nazareno, custodiado por la Madre Dolorosa. / N. Brandón
N. BRANDÓNLeón

Silencio y devoción en torno al Señor de León. Santa Nonia abre sus puertas para que Nuestro Padre Jesús Nazareno reciba el afecto de sus fieles. Como cada segundo sábado de Cuaresma desde hace 16 años, el Solemne Besapié en honor al titular de la centenaria Cofradía ha marcado la jornada de este sábado en el calendario cofrade de León.

Hermanos y fieles a esta valiosa imagen han mostrado su fe en el Nazareno con un beso en su pie. Custodiado por los hermanos de la cofradía y por el luto de la Madre Dolorosa, el Nazareno presidía un acto donde se respira recogimiento y respeto a una de las efigies más veneradas en la Semana Santa leonesa.

Un Besapié que comenzó a realizarse en el año 2003 coincidiendo con el cincuentenario del traslado de Nuestro Padre Jesús Nazareno de la Iglesia del Mercado a la Capilla de Santa Nonia.

Rodeado de un ambiente tenue roto por la luz de las velas, cada hora tiene lugar el relevo en el turno de vela, cogiendo los abades y secretarios del Nazareno y Angustias el último cambio de la guardia. La jornada concluye con una Solemne Eucaristía en honor al titular de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno.