Pasión en la piel

Cada uno a su manera, con su sentir y con su historia, leonoticias hace un recorrido por los tatuajes de diez papones leoneses que reflejan sus diferentes sentimientos hacia una Semana Santa que en León espera ya el repicar de las campanas de la Iglesia del Mercado

N. BRANDÓN

20 tatuajes, 10 perfiles

Empujados por una devoción que sobrepasa los 10 días de la Semana Santa, muchos son los papones de León que trasladan con tinta ese sentimiento a su piel. Tatuajes que marcarán para siempre sus creencias en la Pasión leonesa. Desde el Nazareno, la Rendención o la música, hasta tatuajes que miran a otras semanas santas como las de Sevilla. Cada uno a su manera, con su sentir y con su historia, algunos papones se decatan por palabras sencillas, otros tienen hasta tres tatuajes distintos y los más valientes cubren brazos y piernas con las imágenes que llevan en el corazón y ahora, también en la piel. leonoticias hace un recorrido por algunos de estos tatuajes y de sus portadores, reflejando en diez perfiles diferentes modos de vivir la Semana Santa que en León espera ya el repicar de las campanas de la Iglesia del Mercado.

1

«- ¿Te vas a Sevilla? - No, yo a León que soy de allí»

Jesús Fernández (Somoza) tiene clara la respuesta cuando le preguntan por qué es papón. «Soy papón desde que nací por mi tío Ricardo, y los tatuajes me los hice en su recuerdo». El Cristo de la Redención en el lateral de su pierna derecha, y Nuestro Padre Jesús Nazareno con el emblema de la cofradía y el emblema de la Redención en su brazo derecho, dejarán para siempre en su piel las dos cofradías de su corazón, de las que es bracero. Leonés afincado en A Coruña, los habitantes de su tierra de adopción no entienden lo que lleva tatuado, tal y como explica el propio Jesús. «La gente en Coruña no entiende nada de esto y entonces me pregunta. Allí no se vive la Semana Santa como aquí, igual hay dos cofradías o tres, pero no es como León o Sevilla. Es más, la gente siempre me dice en Semana Santa: te vas a Sevilla ¿no?». De nuevo, Jesús sabe bien que responder. «No, yo me voy a León, que yo soy de allí».

2

«Tienes que estar muy seguro, porque no te puedes arrepentir jamás»

Emilio Beltrán es el bracero mayor de Nuestro Padre Jesús Nazareno, paso titular de la Cofradía del Dulce Nombre. Ya son 42 años siendo papón. Quizá por eso, en uno de sus tatuajes se puede leer 'Cirineo de tí, señor' rodeado por una corona de espinas. Aunque el tatuaje que más impresiona es el de su gemelo, con el Nazareno sobre el emblema de la cofradía. Su momento más importante de la procesión de Los Pasos es cuando el Nazareno entra en la Plaza Mayor el Viernes Santo por la mañana y la agrupación musical interpreta el Toque de oración en memoria a los hermanos fallecidos de la cofradía. «Quien más y quien menos, tenemos a alguien en la Santa Nonia celestial». Lanza un consejo: «cuando estás decidido a hacerte el tatuaje, tienes que estar muy seguro, porque no te puedes arrepentir jamás».

3

«Ahora llevo a la cofradía en el corazón»

Otro hermanito de Jesús, de los que hacen posible que la procesión salga a la calle de una manera impoluta, Pablo Rodríguez es miembro del grupo de montaje del Nazareno y es además bracero del Cristo de la Agonía. Es uno de esos papones de cuna: «Llevo saliendo desde los 4 años, cuando salía con la cruz y con mi padre. Ahí empezó todo». Para llevar a su cofradía cerca del corazón, se ha tatuado el emblema del Nazareno en el pecho porque para él es una forma de ver la vida y de «llevar a la cofradía siempre cerca del corazón».

4

«Son los días más felices del año»

Bracero titular del paso del Prendimiento de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, Gregorio Daniel Prieto entró en la penitencial con 15 años por una promesa con su abuelo. La Semana Santa es su pasión y confiesa que «desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección son los días más felices del año». Daniel no se marcharía de León nunca en Semana santa. Lleva tatuado el emblema de la cofradía y de su paso en ambos gemelos y en un lateral de uno de ellos la escena central del paso del Prendimiento, el beso que Judas le da a Jesús. Su motivación para realizarse este tatuaje fue el deseo de «tatuarme algo que fuera mío, personal».

5

«Para mí tiene más sentimiento el nombre de mi banda»

El tatuaje de Erica Fernández sorprende por su sencillez, pero no por eso deja de tener menos carga sentimental. Una simple palabra decora su antebrazo: 'Soledad'. Se trata del nombre de su banda porque «formo parte de esa banda desde que se fundó y forman parte de mí, son mi segunda familia». Toca la trompeta en la banda de su corazón y para Erica «tiene más sentimiento el nombre de la banda que igual un cristo y además a mí me gustan las cosas sencillas».

6

«Quería tener esta imagen siempre cerca de mí»

Los tatuajes de Rubén Gutiérrez, corneta de la banda de la Soledad, se inspiran en el sur. Encima de su codo lleva el misterio de las Tres Caídas de Triana y en la parte interior una frase: 'Cada tres Caídas hay una Esperanza'. «Es una frase que parte de esa Hermandad y hubo un momento que me vino bien, me ayudó y decidí tatuármela». El tatuaje es una forma de poder ver una imagen por la que «siento mucha devoción y quise tenerlo cerca de mí porque no puedo bajar a Sevilla siempre que me gustaría».

7

«Soy papón desde el día en que nací»

Laureano López, 'Lauri' como le conocen en la agrupación del Nazareno en la que toca la corneta desde que se fundó, lleva en sus piernas varios tatuajes. El Nazareno, por ser «una de las imágenes más importantes para mí», el emblema del Prendimiento porque «es mi paso», y «'la C' del Cautivo de San Isidoro del que también es bracero. En el pie, un rosario con el emblema de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno rodea su tobillo. «Para mí la cofradía es importante porque desde el primer día que nací soy papón».

8

«El tatuaje es una promesa que hice»

La imagen del Nazareno con la Catedral cubre todo el muslo derecho de Migue Ángel García, 'Ahijao' para sus compañeros de la Agrupación musical del Nazareno, donde es costumbre poner motes a sus componentes. Con el tambor, marca el paso al son de las marchas desde los inicios de dicha agrupación. «Me hice el tatuaje por una promesa. Quise cambiarlo un poco porque todo el mundo lleva el Nazareno solo y un día paseando por la Catedral pensé que quedaría mejor con ella de fondo».

9

«Me tatué una partitura porque nos costó mucho montar esta marcha»

David García es compañero de 'Lauri' y 'Ahijao' desde que se fundó lo que hoy es la agrupación del Nazareno y como no podía ser de otra manera, también tiene mote: 'Garci'. Desde el año 1996 toca la corneta y fruto de esa unión con la música «quería llevar en mi piel todo ese tiempo» con un tatuaje del solo de la marcha 'Triunfo de tu Santa Cruz'. Además, cuenta que «es una de las marchas que nos costó trabajo montar en la agrupación y es un solo bastante bonito».

10

«Cada día que lo miro, cada vez me gusta más»

A Miguel Ángel Tascón, tambor en la agrupación de las Bienaventuranzas, el Nazareno de su cofradía le llegó «al alma». «Un día estaba viendo una foto y vi claro que tenía que tatuármelo», tal y como explica el propio Miguel. Y así lo hizo. En el antebrazo luce la imagen de Nuestro Señor Jesús Nazareno sobre la palabra latina Iesum, que significa Jesús. Contento con el resultado, no se arrepiente de lo que hizo. «Cada día que lo miro, cada vez me gusta más».