La gran cúpula ya se vislumbra en un Museo de la Semana Santa que será una realidad a finales de año

Instalación de la cúpula de cristal en el patio del futuro Museo Diocesano y de la Semana Santa de León. / Inés Santos

Durante el mes de julio se culminará la estructura y se cubrirá el techo del patio occidental del Seminario Mayor con el cristal | La financiación alcanza el 60% del total requerido y lo más urgente es intervenir en la puerta principal para justificar la subvención de la Diputación de León

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

El futuro Museo Diocesano y de la Semana Santa de León cumple con sus plazos y avanza hacia su apertura a finales de año.

La gran cúpula, una de las estructuras más destacadas de la obra, ya empieza a coronar el techo del patio occidental del seminario, a la espera de que el próximo mes se instale el cristal que tape esta zona.

Varios operarios trabajan a diario para levantar las vigas de madera y que en agosto quede completamente techado el patio y dar paso a los trabajos de limpieza interior.

En las últimas semanas también se ha avanzado en colocar el suelo, terminar los salones y colocar la instalación eléctrica de todos los espacios. También se ha cambiado la orientación del salón de actos, al que se ha incorporado una rampa para facilitar la visibilidad de los espectadores.

Ahora, lo más urgente es iniciar las obras de la puerta principal, que debe ser ensanchada lo antes posible para justificar la subvención de la Diputación de León. La Semana Santa y las Fiestas de San Juan y San Pedro, sin embargo, han retrasado los trabajos en la calle Mariano Domínguez Berrueta.

Un 60% de financiación

Lo que sí ya es visible es el espacio requerido por Patrimonio para la puesta en valor y musealización de los restos romanos y medievales aparecidos en las catas previas ordenadas por la Junta.

La Diócesis de León se está encargando de completar la financiación necesaria, que actualmente alcanza un 60% del total necesario; aunque que las aportaciones de las cofradías y leoneses anónimos no han sido las esperadas.

El que sí es el esperado es el ritmo de la obra, según se tenía planteado desde la Fundación, y si todo sigue sus cauces normales León podrá disfrutar a finales de 2019 de un Museo de la Semana Santa que lleva reclamando medio siglo.