Vecinos de la Rosaleda rechazan la rebaja en 40 plazas para la ORA y estudiarán nuevas acciones

Los concejales de Tráfico y Comercio, José Antonio Cartón y Lorena Valle, con los representantes de la Asociación de Vecinos de la Rosaleda./
Los concejales de Tráfico y Comercio, José Antonio Cartón y Lorena Valle, con los representantes de la Asociación de Vecinos de la Rosaleda.

El concejal de Tráfico apuesta por el consenso para llegar a un acuerdo con la asociación vecinal para que la zona azul no afecte a ningún portal del barrio

CARMEN RAMOSPonferrada

Los vecinos de la Rosaleda de Ponferrada siguen enrocados en su 'no' rotundo a la implantación de la ORA en el barrio. Así lo han dejado de manifiesto en la reunión celebrada a primera hora de este miércoles en el Ayuntamiento con los concejales de Tráfico y Movilidad, José Antonio Cartón, y la edil de Comercio, Lorena Valle. Un encuentro que se ha cerrado sin acuerdo todo ello a pesar de la propuesta planteada por el equipo de gobierno de rebajar en 40 plazas hasta las 134 frente a las 174 previstas inicialmente los aparcamientos regulados mediante la zona azul.

«La postura es la misma, el no rotundo a la ORA, el no rotundo a las plazas de zona azul en la Rosaleda y lo único que se nos ha ofrecido es reducir esas plazas y el compromiso de no poder ningun más, pero es un compromiso vacío porque no sabemos quién va a estar en el gobierno en la siguiente legislatura», explicó el presidente de la asociación, Pedro Villanueva, a la salida de la reunión.

Los representantes del colectivo vecinal reiteran así «el no de los comerciantes y el no de los vecinos con esas 3.000 firmas» a la implantación de la ORA en la Rosaleda. Un sistema de estacionamiento que entienden que debe aplicarse «en zonas donde haya que mover vehículos porque se acumulen y no es el caso de la Rosaleda», indicó Villanueva.

Desde la asociación culpan a los comerciantes del centro de la ciudad de la situación generada dado que «si miramos hemeroteca vemos que ellos ya pedían esa ORA porque somos supuestamente la causa de sus pérdidas económicas cuando todos llevamos a nuestros hijos al centro, compramos en el centro y consumimos en él 30.000 vecinos», explicó el representante vecinal. «Creo que se están equivocando en ese punto», subrayó.

«Como barrio vamos a seguir defendiendo el 'no'», recalcó el portavoz del colectivo que anunció que convocará una asamblea en los próximos días para valorar la situación y definir nuevas acciones. «Hablaremos con los vecinos y tomaremos nuevas determinaciones aunque están muy claras», reseñó Villanueva que reiteró la intención de dar traslado de las 3.000 firmas recogidas al grupo parlamentario del PSOE en Valladolid «para que tengan conocimiento de lo que hay en este vecindario».

Los representantes de la Asociación de Vecinos de la Rosaleda, a la salida de la reunión en el Ayuntamiento.
Los representantes de la Asociación de Vecinos de la Rosaleda, a la salida de la reunión en el Ayuntamiento. / Carmen Ramos

40 plazas menos de zona azul

Por su parte, el concejal de Tráfico y Movilidad, José Antonio Cartón, defendió la postura del Ayuntamiento y avanzó que el equipo de gobierno va a seguir trabajando en la línea de alcanzar un consenso con los vecinos. «Seguimos defendiendo que no perjudicamos a ninguno de los vecinos del barrio de la Rosaleda ni a los comerciantes», señaló.

Asimismo se mostró dispuesto a «mejorar y a negociar las condiciones» para la implantación de la ORA en el barrio de la Rosaleda y avanzó como primera medida la rebaja de 40 plazas en la propuesta inicial, que pasaría de 174 a 134 plazas de aparcamiento regulado por la zona azul. «Estamos replanteando la situación para poder rebajar el número de plazas y que no afecte a ningún portal de los vecinos, es una posibilidad que está encima de la mesa y que vamos a valorar firmemente», reseñó Cartón.

Cartón asegura que desde el equipo de gobierno «stamos en una postura de consensuar lo que sea necesario y vamos a ver hasta donde podemos llegar. No nos cerramos ninguna puerta para sacar esto adelante con el máximo consenso posible y antes de hacer las cosas seguiremos negociando con los vecinos», señaló.

El edil de Tráfico y Movilidad explica que por parte del Ayuntamiento «seguimos en negociaciones y no cerramos ninguna puerta» y lamenta que los vecinos «están enrocados en su postura» y recordó que el Ayuntamiento «tiene que cumplir con un contrato que este equipo de gobierno no firmó pero que negociar las condiciones pertinentes», concluyó.