Ponferrada da luz verde al ARU que invertirá 8,1 millones en regenerar el barrio de La Puebla Norte

Pleno de Ponferrada. /CARMEN RAMOS
Pleno de Ponferrada. / CARMEN RAMOS

Todos los grupos municipales apoyaron por unanimidad en el Pleno el proyecto que permitirá la rehabilitación de 300 viviendas y la mejora de infraestructuras

CARMEN RAMOS Ponferrada

El Plan Especial de Reforma Interior Área Regeneración Urbana (ARU) de La Puebla Norte echa a andar. El Pleno ordinario celebrado este viernes en Ponferrada ha dado luz verde, con el respaldo de todos los grupos políticos, a la actuación que invertirá 8,1 millones de euros en la regeneración del barrio situado en la zona centro de la ciudad.

El proyecto conlleva la rehabilitación de 300 viviendas, en dos fases de 150 cada una, y la mejora del espacio público y de las infraestructuras que consistirá en la ordenación viaria de la circulación rodada creando diferentes áreas ambientales, restricción del tráfico interior, renovación de la red de abastecimiento de agua y de saneamiento, soterramiento de las instalaciones eléctricas y de comunicaciones que transcurren por fachadas y sustitución de luminarias por tecnología LED.

El coste total de la intervención asciende a 8.137.724 euros, repartidos en las dos fases en las que se desarrollará el proyecto. La financiación de la primera fase, 4.015.262 euros, contará con participación del Ministerio de Fomento, la Junta de Castilla y León, Ayuntamiento de Ponferrada y de los propios particulares.

El barrio de la Puebla Norte está situado en la parte baja de la zona antigua de Ponferrada, en la margen opuesta del río Sil, entre las avenidas de Portugal, de Galicia y de Asturias; tiene una superficie de 12 hectáreas y 1.450 viviendas que albergan a 3.500 vecinos aproximadamente. Cuenta con un instituto, un centro de Atención e Información de la Seguridad Social, un Centro de Salud y un Centro de Educación de Adultos.

La construcción de las viviendas data de los años 70 y presentan problemas de conservación en cubiertas, carecen de aislamiento térmico en la envolvente y tienen barreras arquitectónicas, entre otras patologías.

La rehabilitación de los inmuebles se centrará en las reparaciones de la estructura en mal estado, su impermeabilización y aislamiento, tanto de fachadas como de cubiertas, instalación de ascensores, sistemas de calefacción y refrigeración de alta eficiencia y de ahorro energético en elementos comunes.