Fernández Merayo anuncia el cese de Rosa Luna como presidenta del Imfe por «pérdida de confianza»

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo./César Sánchez
La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo. / César Sánchez

Gloria Fernández Merayo abre también un periodo de reflexión en el que el equipo de gobierno de Ponferrada se replanteará el pacto con Ciudadanos

E.JIMÉNEZPonferrada

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, anunció este miércoles el cese de Rosa Luna, portavoz del Grupo Municipal Ciudadanos, como presidenta del Instituto Municipal de Formación y Empleo (Imfe) «por pérdida de confianza», al considerar que las dos concejales de la formación naranja fueron «desleales con sus votantes y con los vecinos» tras votar en contra de los presupuestos municipales para el actual ejercicio en el pleno de ayer.

Fernández Merayo considera que tanto Rosa Luna como Ruth Santín mostraron «una irresponsabilidad tremenda» y una «gran incongruencia» por votar «contra sus propios actos», lo que le pone en duda la responsabilidad de Luna para seguir al frente del Imfe «y me hace pensar que no es la persona adecuada para llevarlo».

De este modo, mañana mismo se redactará el decreto de cese y el equipo de gobierno abrirá un periodo de reflexión para ver quién sustituye a la portavoz de Ciudadanos al frente de este organismo. Además, la primera edil asegura que también se darán un tiempo para reflexionar sobre el pacto con la formación naranja «para ver si se puede reconducir».

Y es que para la regidora no es de recibo que ambas ediles no les comunicaran tan siquiera que sí que iban a asistir al pleno -en un principio no lo iban a hacer- y tampoco que habían decidido cambiar la intención de su voto porque según afirmó Fernández Merayo «antes del pleno nos dijeron que se abstendrían o no asistirían».

«Actitud vergonzosa» de USE Bierzo

A la sorpresa de Ciudadanos se sumó la de USE Bierzo que, para la alcaldesa, ayer «confirmaron que no tienen palabra en lo que fue un acto de travestismo político». Y es que, según explicó, con la formación que lidera Samuel Folgueral tenían un acuerdo cerrado «casi al 95%», en el que «se barajaba la abstención a cambio de los presupuestos».

Por ello cree que el ego de algunos ha ganado la partida, ya que «solo piensan en el tema electoral y se piensa que todos somos iguales y no es así». Además, recordó que en el presupuesto que no salió adelante iba incluida la compensación de los sueldos del bipartito, una cantidad cercana a los 400.000 euros, que seguramente ahora no se podrá llevar a cabo puesto que estaba condicionada a la aprobación de los presupuestos o a modificaciones presupuestarias. Modificaciones presupuestarias que serán muy limitadas porque tienen que ceñirse al documento de 2016 y en las que priorizarán el acuerdo con los sindicatos para la plantilla de personal, que no se podrá ejecutar en su totalidad, tan solo un 20%.

«Tenemos muy poca capacidad de modificaciones de crédito porque ya no tenemos conmpensaciones pero hay unos compromisos y hay que repartir», apuntó la alcaldesa.

Con todo ello, Fernández Merayo apuntó que abrirán un periodo de reflexión para ver con los servicios económicos «la mejor forma de proceder», pero lamentó que, por ejemplo, Medio Rural, no vaya a tener ninguna de las inversiones, «ayer se fueron por el desagüe». Lo que sí tiene claro es que las dos prioridades serán salvar la subvención de casi 2 millones de euros para el castillo, que cuenta con una aportación de 200.000 euros esta anualidad «y ya se ha iniciado la contratación anticipada», y el ARU para La Puebla Norte de 4,5 millones de euros, que ya han firmado la Junta y el Estado y que tendría una consignación de 150.000 euros para este ejercicio. «No podemos permitir que se pierdan», añadió.

El resto de inversiones «tendremos que mirar la fórmula» y tendrán que sentarse con los sindicatos para ver en qué medida se puede aplicar ese acuerdo.

Valoración de la sesión plenaria

Por otro lado, la alcaldesa quiso hacer una valoración más reposada de la sesión plenaria de ayer en la que se rechazaron los presupuestos. Un documento «muy bien fundamentado y con capacidad inversora». Además, para no perder esas inversiones se les hizo a la oposición una oferta «desesperada» para que eligieran las obras a realizar con el remanente de tesorería de 3 millones de euros.

Lo que más lamentó la primera edil fue la pérdida de un millón de euros para obras en las 16 pedanías del municipio porque «no se pueden financiar con el remanante de tesorería» y de este modo «la oposición ha condenado al ostracismo a las pedanías de Ponferrada».

Con todo ello, considera que el voto negativo de los grupos de la oposición fue «un bofetón a los vecinos que no van a entender cómo teniendo dinero la oposición no nos lo deja gastar».

Contenido Patrocinado

Fotos