La Fundación Ciudad de la Energía volverá antes de fin de año a ocupar las antiguas oficinas del edificio de Compostilla I

Antiguas oficinas del edificio de Compostilla I./CÉSAR SÁNCHEZ
Antiguas oficinas del edificio de Compostilla I. / CÉSAR SÁNCHEZ

El director general avanza la necesidad de acometer obras de mejora en la instalación después de cuatro años «sin uso y sin mantenimiento»

CARMEN RAMOS Ponferrada

La Fundación Ciudad de la Energía confía en ocupar de nuevo antes de que acabe este año las antiguas oficinas del edificio de Compostilla I, según manifestó este jueves su director general, Arsenio Terrón, que mostró su deseo de que este regreso, después de cuatro años en las oficinas que ocupan en Cubillos del Sil, se hubiera realizado de una forma «más inmediata».

Terrón avanzó que el cambio deberá pasar primero por la necesidad de acometer obras de adecuación de las instalaciones que llevan cuatro años «sin uso y sin ningún tipo de mantenimiento», lo que obligará a mejorar, entre otras, las instalaciones de agua y electricidad «porque sí que ha habido un deterioro importante», señaló.

Para el director general de la Ciuden se trata de «algo inaudito» el hecho de que estas instalaciones no se hayan cuidado. «No quiero responsabilizar a nadie pero sí que es cierto que durante cuatro años no se hizo ningún tipo de mantenimiento para que todas las estructuras estuvieran en buen estado», lamentó, máxime cuando se trata de «un deterioro patrimonial del Estado». Es por ello que «hay que remodelar y hacer actuaciones pero las prodríamos asumir», insistió.

En este sentido, explicó que los arquitectos de la Fundación están valorando los daños que presenta el inmueble para cuantificar la memoria económica de actuaciones a realizar de cara a decidir «si se acomete o no con los fondos que tenemos», apuntó el responsable de la Fundación que considera que el presupuesto «no será tan elevado como para que nos retraiga de esa decisión en positivo».

Arsenio Terrón considera que el regreso de la Ciuden de nuevo a las oficinas de Compostilla I «va a ser muy bueno para el barrio y para los ciudadanos de todo El Bierzo que van a tener una forma de acercarse de nuevo a una institución a la que han permanecido de espaldas durante un tiempo, para que la vuelvan a sentir como propia, como suya», concluyó.