El equipo de gobierno se replanteará su colaboración con Cs tras su voto negativo al presupuesto

Imagen de la alcaldesa tras el pleno./César Sánchez
Imagen de la alcaldesa tras el pleno. / César Sánchez

La alcaldesa de Ponferrada considera que el voto negativo de las dos concejales de Ciudadanos a los presupuestos es un acto de «deslealtad»

E.JIMÉNEZPonferrada

El equipo de gobierno de Ponferrada se va a replantear el acuerdo de colaboración con Ciudadanos, que podría llegar incluso a suponer la destitución de Rosa Luna como presidenta del IMFE, después de que sus dos concejales votarán de forma negativa en el pleno de hoy al proyecto de presupuestos. «Vamos a mirar todo porque su actuación no se puede calificar de otro modo que desleal», indicó la alcaldesa, Gloria Fernández Merayo.

La primera edil explicó que se debe sobre todo a «marcharse sin informar, a no ponerse en contacto con nosotros para decir que no se va a estar y aparecer a la víspera del pleno sin contarnos que iban a votar y a cambiar la intención del voto que nos dieron a entender».

De este modo, Fernández Merayo aseguró que tan solo pedían «lealtad» por lo que ve «incongruente» es que hayan votado que no a sus propios presupuestos, a los del IMFE. «No nos merece fidelidad una persona que ha ido en contra de sus propios actos, apostilló, a la vez que añadió que no se esperaban el voto en contra.

Por otro lado, la regidora señaló que «hoy es un día triste para Ponferrada» después de que el voto en contra de la oposición haya rechazado los presupuestos. En ese sentido, cree que los partidos de la oposición «están pensando más en agarrarse a sus sillones que en los vecinos de Ponferrada y han sido capaces de anteponer sus intereses electoralistas a la posibilidad de hacer unos propuestos muy buenos para Ponferrada».

«Esto se llama cegar por ver cegar al vecino pero no han cegado a la alcaldesa, ni al equipo de gobierno ni al cogobierno, han cegado a los vecinos de Ponferrada y todo por unos intereses electoralistas que no va a entender nadie», añadió. Por ello, ahora el consistorio se tendrá que apañar con los presupuestos prorrogados del 2016, que eran de 51 millones, a través de modificaciones de crédito pero «la irresponsabilidad de la oposición ha tirado por la borda 6 millones de euros que eran de los vecinos». «Por un electoralismo mal calculado la oposición ha dado una bofetada a las legítimas aspiraciones de todos los vecinos de Ponferrada», concluyó.

Por su parte, Pedro Muñoz, portavoz de CB, señaló que la propuesta de los 3 millones de remanente fue «a la desesperada para salvar estos presupuestos tan necesarios». «Cuando tú vas en un coche a 120 por hora y estas a diez metros del precipicio no pisas el freno porque crees que no vale la pena y prefieres esbarrancarte, pues eso es lo que han hecho hoy», apuntó.

 

Fotos