La alcaldesa de Ponferrada se despide del cargo deseando a su sucesor que cuente con «más lealtad» que ella

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, durante su despedida./CÉSAR SÁNCHEZ
La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, durante su despedida. / CÉSAR SÁNCHEZ

Gloria Fernández Merayo defiende el orgullo de haber sido «la primera alcaldesa en 500 años de historia» de la ciudad y destaca que se va «con la satisfacción del deber cumplido»

D. ÁLVAREZ Ponferrada

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, hizo balance hoy de sus cuatro años de mandato al frente del Ayuntamiento de la capital berciana defendiendo el trabajo realizado y los resultados conseguidos por su equipo de Gobierno. «Los intereses de mi partido no me han permitido volver a presentarme para culminar mi proyecto», lamentó la regidora, que deseó suerte a su sucesor en el cargo y pidió que cuente con «más lealtad» que la que ella ha tenido.

En ese sentido, Fernández Merayo destacó la importancia de que exista una «oposición responsable» para la buena marcha de los asuntos municipales y se comprometió a seguir trabajando por Ponferrada desde su nueva posición. Al respecto, aseguró dejar el bastón de mando «con la satisfacción del deber cumplido, la cabeza alta y la honradez por bandera» y se mostró orgullosa de haber sido la primera mujer en acceder a la Alcaldía en 500 años de historia de la ciudad.

Entre los logros de su mandato, Fernández Merayo destacó la reducción de la deuda, que ha pasado del 85 por ciento del presupuesto al 45 por ciento. «Hemos puesto orden en una difícil situación financiera», explicó. Igualmente, destacó la apuesta municipal por sectores como el turismo o la agroalimentación, considerados fundamentales para la economía de la ciudad y de la comarca.

Por otro lado, la regidora remarcó que en el momento de abandonar la Alcaldía deja atadas o en marcha más de 35 inversiones por valor de 12 millones de euros para la ciudad, entre las que citó las obras de los remanentes de tesorería, las correspondientes al Área de Regeneración Urbana (ARU) en el barrio de La Puebla, los trabajos del Plan de Comercio en el centro de la ciudad o la rehabilitación del Castillo de los Templarios.

Último pleno

Además, la alcaldesa avanzó los contenidos del último pleno del mandato, que se celebrará mañana, en el que destaca la aprobación de las bases que regirán las subvenciones del ARU de La Puebla, dotado en su primera fase con 4,5 millones. El Ayuntamiento ya dispone de cerca de 800.000 euros para entregar a los vecinos que decidan llevar a cabo obras de rehabilitación de fachadas o de eficiencia energética.

La sesión también servirá para ratificar los convenios de colaboración con Alfaem, para la cesión por 50 años de un edificio que sirva de sede y centro de día a la asociación, y con la Universidad de León (ULE), para la creación de un colegio mayor en las instalaciones de la Escuela Hogar.