Nuria Sierra Fernández jura su cargo en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 1 de Ponferrada

Cinco nuevos jueces de la 66ª promoción destinados en Castilla y León juran sus cargos y toman posesión de los mismos ante la Sala de Gobierno del Tribunal de Justicia de Castilla y León./
Cinco nuevos jueces de la 66ª promoción destinados en Castilla y León juran sus cargos y toman posesión de los mismos ante la Sala de Gobierno del Tribunal de Justicia de Castilla y León.

Cinco nuevos jueces juran sus cargos en el TSJCyL para ejercer «con ilusión y con trabajo». Entre los retos de los nuevos magistrados está el hacer frente a la lacra que supone la violencia de género y el aumento de casos en los juzgados nacionales

LEONOTICIAS

Cinco nuevos jueces destinados a Castilla y León han jurado hoy sus cargos en Burgos ante la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Todos han mostrado su ilusión y ganas de trabajar para poder ejercer su función de magistrado en un momento en el que todos son conscientes de que existe una mayor carga de trabajo que se puede asumir con esfuerzo y medios.

La presidenta en funciones del TSJCyL, Concha García Vicario, presidió el acto de juramento de los cinco nuevos magistrados pertenecientes a la 66 promoción de jueces castellanos y leoneses. Los nuevos jueces, cuatro mujeres y un hombre ocuparán las plazas de la región. En concreto: María Jennifer Fernández Canut irá destinada al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 1 de Béjar (Salamanca); Marta Martín-Pintado López se hará cargo del Juzgado de Primera Instancia Nº 11 de Valladolid; Nuria Sierra Fernández ejercerá sus funciones en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 1 de Ponferrada (León); Álvaro Eduardo Vacas Chalfoun trabajará como juez de apoyo en el

Juzgado de lo Mercantil Nº 1 de Valladolid, y Miriam Valverde Hernández se hará cargo del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 1 de Lerma (Burgos).

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial nombró el pasado 11 de julio a los cinco jueces y el presidente del TSJCyL ha decidido que ejerzan sus funciones en los destinos anteriormente señalados.

El magistrado Álvaro Eduardo Vacas, de 27 años, indicó en declaraciones a los medios su deseo de asumir responsabilidades en el juzgado vallisoletano con toda la ilusión y responsabilidad, consciente de que la carga de trabajo es importante. Sabemos que habrá que trabajar mucho y esperamos contar con ayuda y los medios necesarios, apuntó.

Por su parte, la magistrada que irá destinada a Bajar (Salamanca) afirmó que esta plaza se afronta con un poco de vértigo porque es un trabajo para el ciudadano porque cada persona tiene un caso y un problema. Así, aboga por dotar de satisfacción a los ciudadanos y poder tener el trato necesario que demanda cada caso.

Mujeres en la judicatura

La presencia de mujeres en la judicatura es algo que desde hace años está extendido en todos los juzgados de España. Hoy, eran más mujeres que hombres los que han jurado en la sala del Palacio de Justicia de Burgos. En este sentido, Fernández Canut explicó que ella no ha tenido ningún problema por ser mujer ya que la incorporación es la misma que la de los varones. En mi caso todos los compañeros del juzgado en el que he estado trabajando éramos mujeres menos un hombre y trabajamos en conjunto. Es un barco en el que si uno cae todos caemos.

Entre los retos de los nuevos magistrados está el hacer frente a la lacra que supone la violencia de género y el aumento de casos en los juzgados nacionales. En este sentido, la magistrada apuntó que es necesario mirar a la violencia desde un punto de vista objetivo y con cariño. Se necesita una actuación rápida y eficaz.

La presidenta en funciones del TSJCyL, Concepción García Vicario, señaló: se ha trabajado mucho, y vosotros sois depositarios del resultado, para conseguir que la Judicatura esté conformada por jueces, profesionales, técnicamente preparados, cuidadosamente seleccionados, íntegros, independientes de toda presión externa, inquietos por la realidad que les rodea y eminentemente modernos. García Vicario también recomendó a los nuevos jueces que trabajen con seriedad, buen juicio, prudencia y madurez para que ese crédito se mantenga.