Annecy, donde los cuentos se hacen realidad

Annecy, donde los cuentos se hacen realidad

Considerada una de las ciudades más bonitas de Francia, se levanta entre lagos y montañas en plena cordillera alpina

ÁLVARO ROMERO

La coqueta ciudad de Annecy se sitúa en el este de Francia, muy cerca de la frontera con Suiza. Es considerada la capital del departamento de Alta Saboya, en la región de Auvernia-Ródano-Alpes, donde ocupa un lugar privilegiado en plena cordillera alpina. Su situación revela un marco majestuoso entre lagos y montañas, en cuyo trazado urbano se cuida con mimo un patrimonio único. Gran parte de él herencia directa de los Condes de Ginebra y de la Casa de la Seda.

Está catalogada como una de las ciudades más bellas del país galo, y con razón, sus vecinos pueden estar orgullosos de ello. Los edificios siguen un mismo estilo arquitectónico, haciendo del paseo por sus calles una experiencia harmónica y relajante. Un verdadero lugar de cuento, de esos que cada vez es más difícil encontrar.

El viejo Annecy

Es sin duda la zona más hermosa de la ciudad, frente a ella se encuentra el lago homónimo que refleja, como si de un espejo se tratara, las fascinantes montañas que le rodean. El río Le Thiou cruza la ciudad seseando de oeste a este hasta desembocar en el Lago Annecy, del cual es afluente.

Sobre el cauce del río, uno de los más cortos de Francia, se alzan preciosos puentecitos que comunican ambas orillas. Todo ello escoltado por bonitas casas de colores con balconadas repletas de flores. Un paseo idílico y obligado para todo aquel afortunado que tiene la suerte de viajar hasta allí.

Las callejuelas anárquicas que aparecen cuando menos lo esperas y las plazoletas empedradas que invitan al relax conviven con canales repletos de agua, motivo de sobra para que la urbe reciba el sobrenombre de «la Venecia de Saboya». Entre tanta belleza aparecen acogedores restaurantes, galerías de arte y tiendecitas de artesanía. Palacetes construidos hace más de cinco siglos e iglesias de estilo saboyardo, gótico y barroco.

Los Alpes son el mejor testigo del día a día de Annecy, donde reina el buen ambiente entre mercados, rastrillos y festividades varias que se han convertido en motivo de visita también para los propios franceses.

Algunos de sus lugares de interés más importantes son el Palacio de la Isla, antigua prisión y palacio de justicia, que actualmente alberga el Museo de Historia de Annecy; el Castillo, que domina la ciudad vieja; el Puente de los Amores o Los Jardines de Europa, entre otros.

Alrededor del lago

El Lago Annecy se ha convertido en un elemento fundamental en el transcurrir del tiempo para los vecinos de la localidad. Un recurso natural alrededor del cual se pueden realizar rutas de senderismo, trayectos en bicicleta o paseos en barco, entre otras muchas más actividades. Sin olvidar descubrir sus playas y calas o darse un baño en sus gélidas aguas, consideradas como unas de las más limpias y puras del viejo continente.

Diferentes pueblos pintorescos salpican sus orillas decorando aún más un paraje capaz de captar todas las miradas. Entre los más bonitos se encuentras Talloires, Menthon-Saint-Bernard o Veyrier-du-Lac, inspiración para artistas y pintores.

Contenido Patrocinado

Fotos