La casa rural Cola de Caballo, el verdadero disfrute de la cordillera cantábrica

La casa rural está completamente reformada con los tres elementos típicos de la zona: piedra, madera y forja | Situada en Valdorria ofrece a los amantes de la naturaleza las mejores vistas del valle

I. SANTOS

Tras la larga subida desde Nocedo aparece la visión de una pequeña localidad, pero con mucho encanto. Valdorria es un pueblo situado a unos 1.400 kilómetros de altitud en una espina dorsal de caliza, un paisaje único en el que la magia y la soledad se unen con el blanco manto de las cumbres en los meses invernales. Un paraje que cambia de color cuando llega la primavera donde el verde más vivo cubre los valles y pastos que rodean la localidad y se llena de turistas y amantes de la naturaleza que disfrutan de sus rutas.

El lugar idóneo para hacer esta escapada es la Casa Rural Cola de Caballo. Un casa construida con los elementos tradicionales de la zona piedra, madera y forja, gracias a los cuales los visitantes pueden sentirse como uno más de los vecinos de la localidad.

Una vivienda reconvertida con materiales de la zona y completamente restaurada en la que la propietaria decidió conservar únicamente los muros exteriores de la casa. El suelo de madera y algunos detalles en forja hacen de la estancia la unión perfecta entre la tradición y la comodidad.

Antiguamente la casa era un establo, por ello Lucrecia Bocasoma, la propietaria, decidió rehabilitarla completamente. Pero dejando algunos 'guiños' a lo que fue su pasado. Por ello, tanto en la puerta de la entrada como la del patio dejó una doble apertura, tal como se hacía entonces en los establos para evitar la fuga de animales.

Diferentes estancias

Perfectamente equipada, la Casa Rural Cola de Caballo ofrece a los visitantes un salón comedor con todas las comodidades y con una gran ventana que se comunica con la cocina de la vivienda. Un espacio con todos los electrodomésticos necesarios para disfrutar de unas vacaciones sin preocupaciones. Un lavabo completo y un gran hall de entrada completan las habitaciones de la planta baja de la casa.

Unas escaleras de madera dan acceso a la parte superior de la casa, donde se encuentran las habitaciones y un baño completo. Tres estancias dobles y una individual dan a la casa rural la capacidad de acoger entre siete y ocho plazas.

La Casa Rural Cola de Caballo es la opción perfecta para disfrutar de la naturaleza. Cazadores, pescadores y amantes del senderismo son algunos de los principales huéspedes de la vivienda que disfrutan en los meses de primavera y verano de las diferentes sendas cercanas al pueblo.

También las familias disfrutan de unos días vacacionales en la casa rural que tiene un gran patio con una mesa, un aseo y una barbacoa. Uno de los espacios preferidos por los visitantes que pueden disfrutar de un amplio jardín con unas vistas únicas.

Contenido Patrocinado

Fotos