Babia, capricho natural, tierra paradisíaca

La Reserva de Babia ofrece un escenario paisajístico único en toda España que alberga cumbres de más de 2.000 metros que escoltan suaves y frondosos valles moldeados por la bravura del río Sil que dibujan una tierra de leyendas, de descanso de reyes y de trashumancia

Reserva de la biosfera de Babia. / Inés Sántos
A. CUBILLAS
A. CUBILLASBabia

Babia, tierra paradisíaca, tierra de extraordinaria belleza que limita al norte con Asturias, al este con Luna, al oeste con Laciana y al sur con Omaña. Tierra de leyendas, tierra descanso de reyes y tierra de trashumancia.

Un escenario paisajístico único en España escoltado por poderosas e inmensas moles calizas que, presumidas, se miran sin sonrojarse en las inmensas aguas cristalinas que bañan este verde, amplio y frondoso valle.

Babia, ése lugar donde tantos y tantos viajan con la mente. Ese rincón que se prende en la memoria y también en el corazón cuando se siente, se observa y se admira por primera vez.

Babia es uno de los enclaves naturales más bellos de la provincia de León y del Norte de España que invita al visitante a vivir una experiencia única basada en la tranquilidad, la desconexión y la sensación de sentirse libre

Porque el que pisa Babia una vez, sabe que repetirá en busca de ese rincón donde respirar una bocanada de aire fresco, donde desconectar del mundo real, donde es posible rodearse de un remanso de paz que, en ocasiones, estremece.

Un espacio embriagado por el silencio, el elemento con el que se forman todas las cosas grandes. Porque Babia, para el que lo conoce, es en cierto modo un pedazo de paraíso.

Reserva de la Biosfera, Babia es un increíble capricho de la naturaleza, un escenario de generosidad natural que alberga cumbres de más de 2.000 metros de altura, con Peña Ubiña como emblema de una tierra que deleita con una geología variada de origen glaciar y de procesos kársticos.

Encrespadas crestas calizas cobijan los suaves valles donde resulta todo un espectáculo ver pastar al hispano bretón, emblema y motor económico de esta comarca, que deja ensimismado con su belleza a un visitante que se adentra a conocer San Emiliano, cabecera de comarca junto con Cabrillanes.

Casas de piedra y pizarra dibujan un entorno privilegiado que cuenta con unos moradores de excepción. Las cigüeñas que han poblado cada alto de esta localidad captan la atención curiosa del visitante que, retrocede sobre sus pasos para adentrarse de nuevo en amplios valles que, como una enredadera le empujan por cada rincón de Babia.

También a Torre, punto de entrada a las lagunas de las verdes, donde aún es visible la fortificación medieval que desempeñó un papel estratégico como punto de control entre Asturias y León.

Y a la Laguna Grande, la misma que, según narra la leyenda, se formó en una tarde de junio después de que un culebrón devorase a un pequeño; las lágrimas y lloros de su niñera hicieron que los arroyos empezasen a brotar agua, formando lo que hoy es una preciosa laguna.

Amplios y frondosos valles o congostas hoces que te empujan a pequeñas aldeas como la Cueta, el pueblo más alto de la provincia de León, separado por tres barrios dispuestos a lo largo del estrechón de Bocarrío, el desfiladero moldeado por las aguas del río Sil.

Rutas con encanto

Laguna de las Verdes

La ruta a la laguna de Las Verdes es una travesía que parte de la localidad de Torre de Babia. Tiene una longitud de 11 km y prácticamente todo el recorrido transcurre por un camino en buen estado.

Entorno de Ubiña

Esta ruta, de unos 14 km se puede realizar desde Torrebarrio o desde Pinos de Babia. La pendiente que hay desde Torrebarrio hasta el Collado del Ranzón es bastante fuerte, por lo que es recomendable decidir si es preferible subirla o bajarla.

Fuentes del Sil

La ruta de las Fuentes del Sil es un recorrido de 11 km que parte de la localidad de La Cueta, y transcurre a lo largo del primer tramo del río Sil, hasta las fuentes que dan lugar a su nacimiento, al pie de Peña Orniz (2.191m).

Majúa-Torrestío

El recorrido de 12 kilómetros entre las localidades de La Majúa y Torrestío transcurre alrededor del pico Morronegro (2.152 m). Desde el collado de Queixeiro se puede disfrutar de unas vistas panorámicas de gran parte de la Reserva de la Biosfera, siendo visibles Peña Ubiña, el Alto de la Cañada o el Montihuero.

Lago el Chao

La travesía que parte de Riolago de Babia hacía el lago el Chao y la Laguna del Lago, al pie del Alto de la Cañada (2.157 m.) es un recorrido de seis kilómetros y 550 metros de desnivel.

Camino Real de Prégame

Se trata de una ruta que discurre por un tramo del antiguo Camino Real de Prégame, un camino que unía la localidad de Quintanilla con la de Huergas. Es un recorrido de ocho kilómetros y sin apenas desniveles.

Guardián de vestigios medievales y de la esencia babiana, esa que embriaga con cada bocanada, con cada paso de una tierra que fue creada para despertar los sentidos.

Porque estar en la reserva de la Biosfera Babia es vivir una experiencia única a través de su entorno natural y sus costumbres y tradiciones; es desconectar, es sentir en primera persona la sensación de libertad.