«Vestas no es de fiar y está dejando en la calle a cerca de 2.000 familias», recuerda Pilar del Omo

PIlar del Olmo, este martes, en Bruselas./
PIlar del Olmo, este martes, en Bruselas.

«Vestas predica sobre energías verdes y ser una empresa responsable» cuando la realidad es bien distinta, remarca la consejera

MIRIAM BADIOLABruselas

«Vestas no es de fiar y está dejando en la calle a cerca de 2.000 familias por una mala práctica que responde únicamente a su propio beneficio». Así de contundente se mostró la consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, tras pedir al Comité Económico y Social Europeo que «proteja a Europa de malas prácticas y deslocalizaciones» llevadas a cabo por empresas como la danesa, que decidió cerrar su planta de Villadangos del Páramo (León).

Así lo aseguró este martes tras la reunión mantenida en Bruselas por una delegación encabezada por la consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, la delegada del Gobierno en España, Virginia Barcones, el coordinador de Izquierda Unida en Castilla y León, José Sarrión, altos cargos de UGT y CCOO, Evelio Angulo y Vicente Andrés, y representantes del comité de empresa de los trabajadores de Vestas.

Pilar del Olmo aseguró que en su viaje a Bruselas pretende «visibilizar la decisión de una empresa que no es de fiar como es Vestas y que deja en la calle a mas de 500 familias de empleo directo y 1500 indirecto», para que así se europeice en conflicto y la Unión Europea se pueda asegurar de que «la empresa mantiene las instalaciones de Villadangos del Páramos para que en ellas se establezca una nueva iniciativa industrial».

«Vestas predica sobre energías verdes y ser una empresa responsable» cuando la realidad es bien distinta, ya que tal y como criticó la consejera «no ha tenido ninguna responsabilidad social con Castilla y León, ha disfrutado de ayudas europeas y ahora quiere deslocalizar la producción fuera de la Unión Europea».

Es por ello que trasladó a la vicepresidenta del CESE, Isabel Caño, la necesidad de que Europa se proteja de «estas malas practicas de empresas que producen fuera con costes más baratos y sin respetar costes, sin normativa ambiental o de trabajadores, y que luego se pretenden introducir con un coste más barato».

Asimismo, insistió en que desde la Junta de Castilla y León se pretende que Vestas revierta la situación «en una zona como es León con unos problemas serios de desindustrialización y un problema de despoblación» y no abandonen en Villadangos del Páramo «unas instalaciones que se construyeron con fondos europeos, para que haya una iniciativa industrial que quiera establecerse en ellas», algo para lo que es «imprescindible el apoyo de la Unión Europea».

Contenido Patrocinado

Fotos